‘Watch Dogs Legion’ – Frente al individualismo, colectividad

Fallos en el sistema

El tema de la originalidad y la pluralidad en las misiones no es el único problemilla con el que me he encontrado en Watch Dogs Legion. Alén de bugs y glitches propios de estos juegos (esperables a esta altura tratándose de un nuevo lanzamiento) y de alguna cara extraña o bien bajada de desempeño en el juego, hay 3 cosas que me llamaron singularmente la atención y que deseo resaltar.

Primeramente, y desgraciadamente, he confirmado una de las dudas que me asaltaron cuando comencé a investigar sobre este juego: la ausencia de unos personajes más complejos y definidos (llamémoslos ‘principales’) hacen que no llegues a introducirte al cien por ciento en el juego. Puedes identificarte con la causa de DedSec, terminarás teniendo a algún preferido y lo vas a sentir cuando algún miembro de tu equipo muera mas no vas a llegar a conocerlos ni van a llegar a importarte. El trasfondo de cada personaje y los rasgos que lo hacen singular quedan diluidos en medio de la muchedumbre, imposibilitando conque el jugador llegue a conocer a sus personajes y a sentirlos como propios. Esto era una de los posibles contras de una idea como el Play As Anyone y, cuando menos en mi caso, se ha hecho de apreciar. Lógicamente, es la primera vez que nos hallamos con un sistema de este modo y es esperable que la cosa vaya mejorando y perfeccionándose transcurrido el tiempo.

El segundo inconveniente viene de la mano (más bien del volante) de la conducción. Aún recuerdo lo mucho que me costaba conducir en el primer Watch Dogs y lo satisfecho que me sentí al ver que WD Legion había mejorado enormemente ese aspecto. Indudablemente, los automóviles se manejan bien y la conducción resulta bastante agradable y adecuada. Mas, por el hecho de que estaba claro que había un ‘pero’, prosigo sin sentirla como una conducción real. Los turismos semejan no tener peso ni obedecer al cien por ciento las leyes de la física que conocemos y que rigen nuestro planeta. Las barandillas, marquesinas y farolas se desprenden del suelo cuando hemos acelerado un tanto y la sensación que me provoca chocarme contra un autobús con un turismo tipo jeep es exactamente la misma que la que me provoca hacerlo con una motocicleta de repartidor y no habría de ser así…

Watch Dogs no es un juego que se centre en la conducción (si bien algunas veces haya una prosecución) sino los automóviles son bien simples medios de transporte con los que desplazarnos por un planeta bastante extenso. Su menor estrellato puede ser la causa de que sea un aspecto que se haya descuidado un tanto.

Para finalizar, y para ponerme un tanto condenado, charlemos de la IA de los NPCs, tanto los civiles como los contrincantes. En resumen, los NPCs resultan bastante estúpidos y también inocentes. Los civiles deben practicar la abstracción pues hay que liarla muy parda a fin de que reaccionen de veras y también interaccionen con el jugador y los oponentes consiguieron su carné de villanos en exactamente el mismo lugar que los stormtroopers (si bien es cierto que buena puntería sí que tienen). Resulta extrañísimo pasar a la vera de unos agentes de este ejército privado, atropellar a un viandante inocente y que ni tan siquiera te soliciten que te bajes del vehículo. Lo mismo pasa cuando al fin deciden detenerte y te persiguen. Si logras que te pierdan de vista unos segundos o bien te ocultas tras algún murito o bien arbusto, van a avisar a la central de que te han perdido y que anulan la busca. Ignoro cuánto pagan a estos soldados virtuales, mas no hay duda de que no están muy motivados con su trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *