Una seta para combatir superbacterias

Nuevas trampas para viejos oponentes

Dada esta situación, la OMS plantea unas recomendaciones generales, no solo para estudiosos y sanitarios, sino más bien asimismo para ciudadanos y pacientes. En líneas generales, todas y cada una se centran en no tomar antibióticos sin prescripción facultativa y al hacerlo, continuar las pautas indicadas. Esta práctica, al lado de unas medidas de higiene normales, puede tener un enorme impacto.

En el campo de la investigación, muchos conjuntos llevan inventando estrategias opciones alternativas o complementarias para suprimir estas bacterias resistentes así como las sensibles a antibióticos. En los últimos tiempos hemos visto el desarrollo de virus bacteriófagos o nuevos medicamentos.

Un nuevo estudio plantea el uso de una molécula apartada de una seta para tratar bacterias resistentes a antibióticos, concretamente la bacteria Pseudomonas aeruginosa. Esta bacteria fue clasificada por la OMS como la segunda superbacteria más perjudicial.

Pseudomonas aeruginosa es un patógeno ventajista que inficiona en pacientes cuyo sistema inmunitario no marcha de manera correcta inficionando las vías respiratorias, heridas, tejidos y que puede llegar a ocasionar sepsis (infección extendida). Dada esta situación, si los antibióticos no marchan, puede ser mortal para el paciente.

Una seta (prácticamente) mágica

Las bacterias han evolucionado al lado de otros muchos organismos vivos, y en numerosas ocasiones se han descubierto estrategias coevolutivas entre parásitos y los seres a los que inficionan. El hongo Lentinula edodes es un claro ejemplo, ya que tiene propiedades antibacterianas.

Esta seta china o shiitake ha captado la atención de un conjunto de investigación de la Universidad de Granado, cuyo foco es identificar mecanismos naturales para usarlos como tratamientos contra bacterias por su capacidad antibacteriana.

Una investigación últimamente publicado por este equipo en la gaceta Frontiers in Microbiology ha presentado los resultados de los análisis de extracto de micelio de este hongo como capacidad para suprimir la bacteria Pseudomonas aeruginosa.

Los ensayos probaron que estos extractos de hongo afectaban el movimiento y el metabolismo de esta bacteria. Además de esto, observaron que ciertos genes implicados en la creación de biofilm (una “bio-película” que hace de barrera protectora contra agentes externos) estaban parcialmente desactivados.

Estas observaciones fueron confirmadas con modelos de infección en cultivos celulares. En presencia de la molécula de la seta, la bacteria no era capaz de inficionar con tanta virulencia y eficiencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.