Una de cada 3 muertes por calor está relacionada con el cambio climático

Ahora, un trabajo que se publica en la gaceta Nature Climate Change muestra la contribución real del cambio climático provocado por el hombre en el incremento de los peligros de mortalidad debido al calor, y revela que entre los años mil novecientos noventa y uno y dos mil dieciocho más de una tercera parte de todas y cada una de las muertes relacionadas con el calor se pueden atribuir al calentamiento global. El trabajo fue efectuado por un equipo internacional de estudiosos que usó datos de setecientos treinta y dos localizaciones en cuarenta y tres países para querer la carga de mortalidad asociada a la exposición auxiliar al calor que resulta del reciente calentamiento inducido por la actividad antropogénica.

En todos y cada uno de los países del estudio, los estudiosos hallaron que el treinta y siete por ciento (con un rango de variabilidad del veinte con cinco al setenta y seis con tres por ciento ) de las muertes relacionadas con el calor en la estación cálida se pueden atribuir al cambio climático antropogénico y que el incremento de la mortalidad es evidente en todos y cada uno de los continentes. Las cargas cambiaron geográficamente, mas fueron del orden de decenas a cientos y cientos de muertes al año en muchos lugares del planeta. Curiosamente, las poblaciones que viven en países de ingresos bajos y medianos, que son responsables de una pequeña una parte de las emisiones antropogénicas anteriormente, son las más perjudicadas, con una proporción de mortalidad más alta en Centroamérica y Sur, y Sur-Este de Asia.

España, uno de los países más perjudicados

“España es uno de los países del sur de Europa donde más calentamiento se ha observado. En términos relativos y a lo largo del periodo estudiado, España tuvo un treinta por ciento de muertes relacionadas con el calor atribuidas al cambio climático inducido por el humano”, señala el estudioso del CSIC y autor del estudio Aurelio Tobías. “El número de muertes por calor relacionado con el cambio climático es de setecientos cuatro al año en el periodo de verano en las capitales de provincia de España, concretamente, ciento setenta y siete en la villa de Madrid, noventa y cuatro en Barna y treinta y nueve en Sevilla”, detalla Tobías.

Cuanto más calentamiento global, más muertes

La investigación epidemiológica puso el foco en el calentamiento global provocado por el humano, en una investigación llamado de «detección y atribución» en tanto que identifica y atribuye los fenómenos observados a cambios en el tiempo y el tiempo. Particularmente, los estudiosos examinaron las condiciones climáticas pasadas proyectadas en escenarios con y sin emisiones antropogénicas, con lo que pudieron separar el calentamiento y el impacto en la salud relacionado con la actividad humana de las tendencias naturales.

«Prevemos que la proporción de muertes relacionadas con el calor prosiga medrando si no hacemos algo para parar el cambio climático o bien no nos amoldamos», señala Ana M. Vicedo-Cabrera, estudiosa de la Universidad de Berna (Suiza) y primera autora del estudio. «Hasta el momento, la temperatura global media solo ha aumentado cerca de un grado, que es una fracción de lo que podríamos enfrentar si las emisiones prosiguen incrementando sin control«.

Calor, polución, alergias…

Conforme la OMS, las temperaturas extremas contribuyen de múltiples formas a las defunciones: directamente por enfermedades cardiovasculares y respiratorias, sobre todo entre las personas de edad avanzada, mas asimismo de manera indirecta. Por poner un ejemplo, las temperaturas altas provocan un incremento de los niveles de ozono y otros contaminantes del aire que por su parte agudizan las citadas enfermedades cardiovasculares y respiratorias y, por otra parte, las alergias al polen y el asma asimismo empeoran con el calor extremo.

Conforme el IPCC, para dos mil cien, se prevé que la combinación de elevada temperatura y humedad en ciertas zonas a lo largo de ciertos periodos del año comprometerán las actividades humanas normales como generar comestibles o bien trabajar en el exterior. Para los autores de este trabajo, sus descubrimientos respaldan la necesidad urgente de estrategias de mitigación y adaptación más ambiciosas para disminuir al mínimo los impactos del cambio climático en la salud pública. “El mensaje es claro: el cambio climático no solo va a tener impactos asoladores en el futuro, sino ya experimentamos las deplorables consecuencias de las actividades humanas en nuestro planeta”, advierte el creador primordial de artículo Antonio Gasparrini.

Referencia Vicedo-Cabreraet al. 2021.The burden of heat-related mortality attributable to recent human-induced climate change. Nature Climate Change. DOI: 10.1038/s41558-veintiuno-mil cincuenta y ocho-x

Fuente: CSIC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *