Un extraño abecedario creado de cero da pistas sobre la evolución de la escritura

Desde el momento en que nació la escritura vai hasta el día de hoy han pasado ciento setenta y uno años y ha quedado patente que se ha comprimido poco a poco más. Esta simplificación fue ocurriendo de generación en generación, siendo los signos de mayor dificultad los que más se facilitaron. Para nada estos cambios son azarosos, defiende el equipo de investigación. No solo en Liberia ocurre, puesto que los idiomas pasan por una suerte de proceso de selección natural por medio de la memoria y el aprendizaje, donde las peculiaridades más bastante difíciles de rememorar no subsisten.

“La dificultad visual es útil si creas un nuevo sistema de escritura. Produces más pistas y mayores contrastes entre los signos, lo que ayuda a los estudiantes iletrados. Esta dificultad entonces se interpone para una lectura y reproducción eficaces, con lo que se desvanece”, afirma Kelly.

Conforme las letras se volvieron menos complejas, Kelly y su equipo descubrieron que asimismo se volvieron más uniformes. Este idioma jamás se ha adoptó para grandes masas ni producciones burocráticas, usos en los que se creía que descansaba la clave de la estandarización de idiomas. Por poner un ejemplo, la estandarización de la escritura en Mesopotamia coincidió con la implementación de sistemas estatales. Si bien asimismo es verdad que los cambios de herramientas (estiletes, plumas, etcétera), la invención del papel y el empleo de computadoras asimismo ha desempeñado un papel esencial en la simplificación de los idiomas.

“Sin embargo, el hecho de que el abecedario vai prosiguiera comprimiéndose a lo largo del siglo XIX, en un instante en el que hubo pocos cambios en los medios de escritura, señala que los cambios en la tecnología de escritura no pueden ser la historia al completo”, apuntan los estudiosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.