tres cosas que trastornan tu reloj biológico

De entrada, esta diferencia no debería suponer ningún inconveniente. Las contrariedades aparecen por el hecho de que «el ritmo de vida nos viene marcado desde fuera, y para bastantes personas la llamada para comenzar la jornada se genera múltiples horas antes que su reloj interno anuncie que ha llegado el instante de despertarse», explica en Frontiers in Neurology Eran Tauber, coautor de la investigación. Y eso hace que las personas que están al máximo bien entrada la madrugada pasen una gran parte de sus mañanas sumidos en el sopor.

Mas aparte de la genética y los horarios laborales, ese ciclo personal es altamente sensible a 3 factores.

Científicos alemanes probaron que el reloj biológico de las personas búho se queda atascado en el horario de invierno, mientras que el de la vida real está adelantado. Y eso implica que el desajuste se acentúa drásticamente, con las consecuencias que conlleva para la salud.

dos. Consumir mucho alcohol

Una investigación de la Universidad de Alabama, en EE. UU., descubrió que el alcoholismo altera el ritmo circadiano del hígado. Esta adicción hace que se pierda el ciclo de la citocromo c oxidasa, enzima clave de la mitocondria que deja al hígado amoldarse a las demandas metabólicas. Sin ella, esta glándula enferma.

tres. Comer grasa

Científicos de la Universidad Northwestern, en EE. UU., probaron que la ingesta de comestibles hipercalóricos provoca un incremento del peso y al tiempo interrumpe el ritmo circadiano. Es la pescadilla que se muerde la cola: eso hace que la ingesta aumente a lo largo del tiempo en que se habría de estar dormido o bien descansando, con lo que el peligro de obesidad aumenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *