Todo cuanto deberías saber sobre el suelo pélvico

Día a día se oye más charlar del suelo pélvico, mas proseguimos sin ser de forma plena siendo conscientes de la necesidad de cuidar y robustecer esta zona de nuestro organismo para prevenir futuros problemas médicos.

Una investigación efectuado por  el Observatorio de Salud Íntima de la  Mujer de SEGO-Ausonia evaluó el inconveniente de la incontinencia urinaria, en muchas ocasiones derivado de un debilitamiento del suelo pélvico, en mil doscientos setenta y dos mujeres de entre cuarenta y cinco y setenta y cuatro años. Una de las conclusiones más atractivas fue que el sesenta por ciento de las mujeres  con  pérdidas de orina no están diagnosticadas de incontinencia urinaria, y la mayor parte no han acudido a un especialista puesto que consideran que no tiene solución. Además de esto, conforme los resultados de esta encuesta, solo el treinta y nueve con cinco por ciento de las mujeres que sufren pérdidas de orina han sido preguntadas a este respecto por algún profesional de la salud.

El embarazo, el parto y la menopausia son instantes de peligro en los que el suelo pélvico de las mujeres puede dañarse, con lo que se debe prestar singular atención a exactamente los mismos y hacer un trabajo de prevención, por poner un ejemplo mediante ejercicios de Kegel. No obstante, los hombres asimismo deberían cuidar su suelo pélvico y los motivos son prácticamente idénticos que en las mujeres: prevenir inconvenientes de incontinencia urinaria y anal, progresar las relaciones íntimas, favorecer un adecuado vaciado de vejiga y también intestino, prevenir inconvenientes de próstata… Los especialistas aconsejan a los hombres comenzar a prestar atención y a cuidar su suelo pélvico desde los treinta años para eludir inconvenientes en el futuro.

En esta galería aprenderemos qué es el suelo pélvico, los primordiales inconvenientes derivados de un daño en exactamente el mismo, cuáles son los factores que pueden desgastarlo y asimismo qué podemos hacer para cuidar nuestro suelo pélvico y prevenir dificultades futuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *