Superhéroes con historia: el contexto social de los personajes de cómic

¿De qué forma se crea un icono de la cultura popular de la talla de Superman? ¿Qué condiciones o bien inspiración divina debe darse a fin de que nazca un superhéroe? En el arte (sí, el cómic es el noveno arte), pocas cosas son fruto de la casualidad. En la actualidad no se charlaría de personajes que brotaron, en ciertos casos, hace siglos si no es por el hecho de que tienen algo singular que los salva del olvido.

No charlamos de esa divinidad propia de los dioses y héroes de la Grecia Tradicional como Hércules que los superhéroes de cómic preservan ni de los poderosos valores que simbolizan (fuerza, justicia, bondad, valor…) y que tan de forma fácil calan en el humano. Igual que, cuando uno es pequeño, puede identificarse con personajes como Caperucita Roja o bien Robin Hood, proseguirá viéndose reflejado en otros más complejos conforme medre y va a llorar con la dura vida de Scarlet O’Hara o bien se va a alegrar cuando Jim Hopkins abandona la isla del tesoro siendo más rico que ya antes.

Hay personajes, aun esos que visten capas y mallas y que ciertos acusan de arquetípicos planos, que asistieron a una llamada de socorro que absolutamente nadie había hecho y aparecieron en el instante preciso en que eran precisos. Lógicamente, han debido actualizarse en ocasiones y no siempre y en toda circunstancia han brillado con exactamente la misma fuerza, mas todavía se puede sentir la razón de ser de estos héroes.

El cómic como tal se popularizó a fines del siglo XIX mediante breves tiras de viñetas que se publicaban en los jornales y las gacetas y que acostumbraban a virar en torno a una lección ética con la que se concluía. Su buena recepción hizo que las historias se alargasen y empezaran a tomar forma de folletines, tal y como si de los episodios de una novela se tratara. Las lecciones morales estaban ahí mas la trama cada vez tenía más peso, brotando los cómics de aventuras con temática western o bien de piratas y, al fin, los cómics de superhéroes.

Esta subcategoría ha pasado por sus avatares, como todo, mas ha resultado ser una de las más triunfantes y populares en el noveno arte. Sus personajes, si bien han traspasado las viñetas y las páginas de papel, sostiene íntegra su esencia tanto tiempo después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *