Star Wars Jedi Fallen Order: el entramado comercial galáctico

¿Qué lado de la fuerza gana en este juego?

Jedi Fallen Order, tiene un enorme margen para la mejora y esta vez lo digo en el mejor de los sentidos.

Primeramente debe hacer suyo todo cuanto absorbe de otros juegos. No vale con transformar fogatas en mandalas esparcidos por el mapa y también introducir una fraternidad con insípidas disculpas de guion. Y esto de forma especial me duele en tanto que son unos oponentes verdaderamente interesantes mas, como ocurre con los caballeros de la orden de Ren en la trilogía de Disney, apenas se nos dan unas pinceladas sobre su origen y se dejan muchas preguntas en el tintero.

Se hubiese agradecido -vistas las influencias- una narrativa al estilo Souls, con un lore o bien historia interna repartida por el juego y en todo cuanto lo rodea. Hay un ligero intento de ello con la base de datos de BD-1 mas, si bien compendiemos toda la información, es escasísima.

Cabe decir que ciertos planetas como Bogano o bien Ilum se sienten muy vacíos, planos, con faltas de ambiente, o bien de forma directa con bajadas de frames incesantes como en el planeta Kashyyyk que seguramente es el que más elementos tiene en pantalla, ello explicaría el sobreesfuerzo que tiene que hacer la consola.

Seguidamente resulta surrealista que juegos con esta clase de manufactura salgan al mercado con semejantes inconvenientes de popping, clipping y también IAs que -si bien duchas en el combate- tienen sus zonas de acción palpablemente acotadas y esto lastra la sensación de juego.

Si bien indudablemente lo más frustrante a nivel técnico son sus infinitas pantallas de carga, que no hacen sino más bien aumentar la sensación de descalabro toda vez que terminan con nosotros y debemos cargar desde el último punto de guardado en ocasiones invitando a parar de jugar.

Partiendo de la pura especulación es más que probable que su salida se haya visto muy influida por El ascenso de Skywalker y haya supuesto una aceleración en el ritmo de la producción que ha terminado por estropear los aspectos ya citados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *