¿Son violentos los guepardos? Descúbrelo todo sobre ellos

En estado salvaje, los guepardos raras veces atacan. Son animales solitarios y acostumbran a eludir a sus congéne­res. Aun en la temporada de apareamiento, cuando los machos compiten entre ellos y persiguen a las hem­bras, es extraño que se encaren. Randall L. Eaton, uno de los biólogos que más ha estudiado su etología, apunta que las observaciones de combates serios entre guepardos se pueden contar con los dedos de una mano. Los que se sienten conminados se inclinan, aplastan las orejas y gruñen con la boca abierta, mas siempre y en todo momento tratan de evitar la riña. Para un animal que depende de su ra­pidez para apresar –es el mamífero terrestre más veloz del mundo–, cualquier herida, por muy pequeña que sea, puede suponer una sentencia de muerte. A pesar de su escasa agresividad, son los mamíferos más veloces de la Tierra. Una ventaja dada exactamente por sus garras: son semiretráctiles, lo que les sirve para favorecer su aceleración. En cambio, las garras de los otros felinos son completamente retráctiles. para desgarrar mejor la carne y escalar mejor a los árboles.

Su alta velocidad les resulta eficaz para apresar, y para esto precisan grandes y tambiénspacios abiertos y una buena visibilidad. El guepardo acostumbra a moverse a una velocidad de cuarenta y cinco quilómetros por hora y a lo largo de la prosecución a su presa puede lograr los ciento diez quilómetros por hora. Una vez alcanzada la presa, ingieren a alta velocidad hasta diez kilogramos de carne de una sentada. La razón es que posiblemente otros predadores les birlen la presa mientras que se recobran de la extenuante carrera, para lo que precisarán emplear entre cinco y cincuenta minutos. Sus presas preferidas son los antílopes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *