¿Son los probióticos verdaderamente ventajosos?

¿Pueden los probióticos asistir a recobrar la salud digestible?

Nuevas investigaciones sugieren que los probióticos son eficientes para este fin, mas solo para ciertas personas. Esto es, que el tema no es ni un sí definitivo ni un no absoluto.

Los probióticos son microorganismos vivos. De entre los microorganismos en cuestión, acostumbran a ser bacterias que se consideran ventajosas para la salud. No obstante, existen infinidad de bacterias y no hay extensos estudios sobre todas y cada una . Por otra parte, sobre las más frecuentes en esta clase de producto, se han investigado sus efectos sobre distintas afecciones, como la diarrea (ocasionada por antibióticos), el eccema, las alergias y los trastornos gastrointestinales funcionales (como el síndrome de intestino irritable). No obstante, aún no hay patentizas suficientes de que los probióticos sean eficientes para estas afecciones.

Pese a esto, los suplementos a base de probióticos son de uso extendido. En un informe de dos mil doce, cerca de cuatro millones de estadounidenses afirmaron haber tomado un probiótico en el último mes. Y esto fue hace diez años, a día de hoy, el consumo está mucho más extendido.

Una investigación efectuado por estudiosos israelíes señala que el sistema digestible de ciertas personas se sostiene con probióticos administrados a través de suplementos. En otras, el organismo expulsa las bacterias buenas.

Exactamente el mismo equipo trabajó en otro estudio, que descubrió que cuando los probióticos se toman en la terapia con antibióticos, pueden trastocar la normalización de la vegetación intestinal tras su uso. Los resultados señalaron que se debe tener mayor cautela al usar antibióticos y que no se debe emplear un solo enfoque para los suplementos probióticos. En otras palabras, exactamente el mismo probiótico no debe pactar a todos por igual.

Estos estudios sugieren que el uso de probióticos ha de ser caso por caso. Eso quiere decir que la práctica masiva de emplear probióticos para prevenir enfermedades y prosperar la salud general no acostumbra a ser un buen planteamiento.

El Dr. Elinav, autor de los estudios citados, afirmó que el uso de probióticos ha de ser controlado de la misma manera que los tratamientos médicos. Cualquier intervención de este género debe ponderarse en función de sus beneficios y posibles daños.

En el primer estudio participaron veinticinco voluntarios. Para cada persona, se definió el microbioma (bacterias presentes de forma natural) en diferentes unas partes del tracto digestible a través de endoscopia y colonoscopia. 15 personas se dividieron en dos conjuntos a lo largo de 4 semanas. Un conjunto recibió un suplemento que contenía once cepas de probióticos más empleados. El otro conjunto recibió un placebo. Tras 3 semanas, se volvieron a tomar muestras del microbioma para poder ver posibles cambios. Los que recibieron probióticos tuvieron dos reacciones diferentes.

Los estudiosos descubrieron que un conjunto, llamado «persistentes«, retuvo los microorganismos de los probióticos y ha perturbado el microbioma. El segundo conjunto, llamado «resistentes«, no tuvo cambios significativos en el microbioma, y las cepas de probióticos fueron eliminadas del organismo. Los estudiosos aseveraron que, basándose en el microbioma y el perfil de expresión genética de una persona, podían determinar si una persona es persistente o resistente.

En el segundo estudio, se consideró si los suplementos probióticos podían asistir a restaurar el microbioma natural tras la terapia con antibióticos.

El estudio incluyó a veintiuno personas que fueron asignadas a uno de 3 grupos: un conjunto que observó y aguardó, que dejó que su microbioma se recuperara por sí mismo; un conjunto que tomó suplementos de probióticos de once cepas a lo largo de 4 semanas; y un tercer conjunto tratado con trasplante fecal, usando sus bacterias recogidas ya antes de utilizar antibióticos. Tanto el conjunto que observó y aguardó como el que tomó suplementos probióticos no recobraron su microbioma normal tras 4 semanas. El conjunto que tomó probióticos fue el que más de forma lenta recobró su microbioma inicial. No obstante, el trasplante fecal dio sitio a un veloz retorno del microbioma normal.

Los estudiosos piensan que hay que llevar cuidado con el uso «no selectivo» de los probióticos en la terapia antibiótica. El motivo es que los efectos en un largo plazo aún no se conocen bien.

Los científicos sugieren que el microbioma es como una huella digital, única, y no podemos aceptar que el suplemento va a tener exactamente el mismo efecto de una persona a otra. Mas se trata de una ciencia emergente, y la investigación es aún muy reciente. Lo que puede asistir es una dieta más basada en productos vegetales. Las fibras vegetales son útiles para los microorganismos del intestino, y esto puede ser un punto de inicio sobre de qué manera conservar el microbioma de forma natural.

Referencias:

Gordon, S (dos mil dieciocho). Probiotics: Don’t Believe the Hype? WebMD. https://www.webmd.com/digestive-disorders/news/20180906/probiotics-dont-believe-the-hype

Markowiak, P., & Śliżewska, K. (dos mil diecisiete). Effects of Probiotics, Prebiotics, and Synbiotics on Human Health. Nutrients, 9(nueve), mil veintiuno. https://doi.org/10.3390/nu9091021

‌Pch.vector (s.f.). Tiny people on probiotic diet illustration [Free Vector]. Freepik. https://www.freepik.com/pch.vector

Suez, J., Zmora, N., Zilberman-Schapira, G., Mor, U., Dori-Bachash, M., Bashiardes, S., et. al. (dos mil dieciocho). Artículo-Antibiotic Gut Mucosal Microbiome Reconstitution Is Impaired by Probiotics and Improved by Autologous FMT. Cell, 174(seis), 1406–1423.e16. https://doi.org/10.1016/j.cell.2018.08.047

Valdes, A. M., Walter, J., Segal, E., & Spector, T. D. (dos mil dieciocho). Role of the gut microbiota in nutrition and health. BMJ, trescientos sesenta y uno, k2179. https://doi.org/10.1136/bmj.k2179

Zmora, N., Zilberman-Schapira, G., Suez, J., Mor, U., Dori-Bachash, M., Bashiardes, S., et. al. (dos mil dieciocho). Personalized Gut Mucosal Colonization Resistance to Empiric Probiotics Is Associated with Unique Host and Microbiome Features. Cell, 174(seis), 1388–1405.e21. https://doi.org/10.1016/j.cell.2018.08.041

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.