¿son los anticuerpos monoclonales la reina en la partida contra la covid-diecinueve?

Últimamente han sido confirmados los resultados negativos del ensayo Solidaridad. Los ensayos de los 4 tratamientos evaluados (remdesivir, hidroxicloroquina, lopinavir/ritonavir y también interferón) han mostrado efectos escasos o bien nulos, tanto al nivel de mortalidad general, como en el tiempo trascurrido hasta la iniciación de la respiración mecánica o bien la duración de la hospitalización en pacientes ingresados.

Aparte de antivirales y antinflamatorios, se han estudiado otros compuestos, como la vitamina C y la colchicina. Desafortunadamente, como observamos en la tabla, los resultados de los ensayos no han sido muy alentadores.

Tampoco el tratamiento con plasma de supervivientes, que brotó como primera terapia veloz y accesible, es válido. Los peligros que acarrea han desechado su utilización.

Anticuerpos monoclonales, ¿la terapia terminante?

Mas todavía tenemos fichas en el tablero para contraatacar. De los trescientos diecinueve ensayos de compuestos en nuestros días contra la covid-diecinueve, ochenta estudios corresponden a anticuerpos como agentes terapéuticos. Cerca de una decena se hallan ya en fase III, y otros tantos en fase II. Esto quiere decir que están muy cerca de su aprobación terminante.

Los anticuerpos (asimismo conocidos como inmunoglobulinas), son proteínas en forma de Y (figura 1) que flotan en la sangre y son capaces de pegarse (unirse con mucha afinidad) a una proteína de una bacteria o bien virus (llamada antígeno). El patógeno queda de esta forma desactivado o bien marcado a fin de que el resto del sistema inmune lo pueda advertir y destruir.

Los anticuerpos son segregados por las llamadas células B plasmáticas, que aparecen en la sangre cuando empieza una infección. Cada anticuerpo es concreto para un antígeno. Una gran parte de se estructura es común para todos , mas hay unas pequeñas zonas en los extremos superiores de la Y, llamadas zonas variables, que son diferentes y reconocen particularmente a diferentes patógenos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *