Resurgen enigmáticamente dos cuadernos de Darwin robados

Los cuadernos devueltos de Darwin tienen una suma importancia, puesto que poseen ideas esenciales de la evolución. Fueron escritos a fines de mil ochocientos treinta, cuando el conocido naturalista volvió de las Islas Galápagos. Un viaje definitivo en el que observó las alteraciones entre especies en diferentes islas y le asistió a elaborar su teoría sobre la evolución de las especies y la selección natural.

Uno de los cuadernos que han aparecido contiene un boceto del conocido árbol de la vida, que después se transformó en el símbolo de su teoría de la evolución. Conforme se notificó desde la biblioteca, el material está en buen estado. “Mi sensación de alivio por la devolución en buen estado de los cuadernos es profunda y prácticamente imposible de expresar”, declaró a la NBC la bibliotecaria de la Universidad de Cambridge, Jessica Gardner. “Puede que sean minúsculos, del tamaño de una postal, mas el impacto de los cuadernos en la historia de la ciencia y su relevancia para nuestras compilaciones es de categoría mundial”, afirmó Gardner.

«La teoría de la selección natural y la evolución es seguramente la teoría más esencial en las ciencias de la vida y el medio ambiente la Tierra, y estos son los cuadernos en los que se compuso esa teoría», explica Jim Secord, emérito de historia y filosofía de la ciencia de la Universidad de Cambridge. «Estos son ciertos documentos más notables de toda la historia de la ciencia», añade.

Los manuscritos de Darwin fueron sacados de su lugar, una cámara acorazada donde se guardan las obras más valiosas, para ser retratados en el dos mil. La solicitud vino de dentro, fue una “solicitud interna”. A inicios de dos mil uno y tras una inspección rutinaria, el personal de la biblioteca se percató de que el material no estaba. Lo que se pensó en ese instante es que se habían puesto en otro lugar de la biblioteca, algo que podía ser viable ya que esta cobija más de diez millones de libros, mapas y manuscritos.

No fue hasta dos mil veinte cuando se llegó a la conclusión de que los manuscritos no estaban cambiados de lugar, sino habían sido robados. En el mes de noviembre de ese año, la biblioteca lanzó un llamamiento para hallar los cuadernos “probablemente robados”. Se avisó del hurto a la policía local y los manuscritos de Darwin se agregaron a la base de datos de la Interpol sobre obras de arte robadas.

¿Dónde han estado los cuadernos todo este tiempo? ¿Quién dejó la bolsa rosa en la biblioteca? De momento esto es un misterio. Se podría recurrir a las cámaras de vigilancia, el inconveniente es que justo donde aparecieron los cuadernos no hay ni una.

El viaje de Darwin a las Islas Galápagos

Las Islas Galápagos se hallan a unas seiscientos millas de la costa de Ecuador. Su vida silvestre ha cautivado desde siempre y en toda circunstancia a los amantes de la naturaleza. Converses Darwin fue uno de ellos.

A fines de la década de mil ochocientos treinta el conocido naturalista británico las visitó mientras que viajaba a bordo el HMS Beagle. A lo largo de 5 semanas Darwin tuvo tiempo para observar animales autóctonos como las tortugas gigantes, las iguanas marinas, los sinsontes y los pinzones. Sus observaciones de las alteraciones entre especies en diferentes islas desembocarían en sus siguientes teorías sobre la evolución de las especies y la selección natural, publicadas más de dos décadas después en El origen de las especies.

Fue exactamente en este viaje, en el verano de mil ochocientos treinta y siete, cuando el naturalista abocetó su árbol de la vida en uno de los cuadernos que desaparecieron y enigmáticamente han sido ahora devueltos. Los biólogos asimismo conocen estos cuadernos como “cuadernos de transmutación” pues en ellos se medita sobre de qué forma las especies “transmutan” o se amoldan por medio de generaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.