Regalos para Navidad dos mil diecinueve. ¿Todavía no sabes qué obsequiar?

Muchos ya pensamos en lo que queda para Navidad y el quebradero de cabeza que supone, para muchos, meditar exactamente en qué obsequiar estas navidades a nuestros seres queridos. El día de hoy procuramos echarte una mano con ciertas ideas. Primero, un tanto de contexto histórico:

¿Sabes de qué forma empezó la costumbre de ofrecer regalos en navidades?
Los cristianos ven en el hecho de dar regalos a la familia, como un homenaje simbólico a los tributos de los Reyes Magos al pequeño Jesús. En el Nuevo Testamento, los Reyes Magos se describen honrando al pequeño Jesús recién nacido con valiosos regalos de oro, incienso y mirra. Mas obsequiar en esta temporada del año data de una tradición todavía más vieja.

Los paganos en Europa y Medio Oriente dieron ya regalos en múltiples festivales de invierno, incluyendo el conocido como Saturnalia, un festival romano que se festejaba en honor a Saturno, dios de la agricultura, que empezaba el diecisiete de diciembre. A lo largo de esta semana de vacaciones en el frío y obscuro paisaje del invierno, los romanos levantaban su ánimo tomando en demasía y ofreciéndose múltiples regalos unos a otros, como figuras de porcelana, gominolas comibles como frutas y nueces y candelas festivas. Los asistentes se saludaban con un alegre «Io Saturnalia!» – el viejo equivalente romano de «¡Feliz Navidad!». ¡Eran los mejores días del año romano!

Los romanos ofrecían grandes banquetes -de comida y bebida- a lo largo de una semana y se daba fin a esta festividad en torno al veinticuatro de diciembre con un enorme sacrificio animal.

¿Qué le pasó a Saturnalia o bien a las fiestas saturnales?
Los primeros líderes cristianos lo suprimieron gradualmente. Estimaron que era su deber religioso suprimir la cultura pagana existente, mas sabían que desamparar el querido festival ocasionaría una reacción violenta. Conque
, en el siglo IV, crearon un festival contrincante para celebrar el nacimiento de Jesús: la Navidad. Las Sagradas Escrituras no establece explícitamente la data en que nació Jesús, y muchos teólogos ponen su nacimiento en la primavera. Mas los líderes de la iglesia retrasaron la data unos meses hasta el veinticinco de diciembre y tomaron prestados ciertos rituales de Saturnalia para su festival para sostener contento al tumulto.

El día de hoy, contamos con la Navidad, cuya celebración, transcurrido el tiempo y la globalización, ha excedido la religión y se festeja en la mayoría del planeta como un instante para estar con la familia y amigos. Apenas hay unos pocos países del planeta (como Taiwán), donde no se festeja la Navidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *