¿Quiénes tienen mayor peligro de padecer covid prolongado?

Los científicos estudian desde hace ya tiempo esta variación de la enfermedad. Si bien todavía hay puntos oscuros, nuestro conocimiento a este respecto está incrementando. Ahora, analizo lo que hemos aprendido hasta ahora: quién está bajo riesgo, si es muy habitual y cuáles son sus efectos.

El covid prolongado se identifica por una acumulación de síntomas, que incluyen, de forma variable, complejidad para respirar, fatiga marcada, cefalea y pérdida de la capacidad para degustar y olisquear en general. Una investigación parcialmente extenso de trescientos ochenta y cuatro personas suficientemente enfermas para ser ingresadas en el centro de salud con covid-diecinueve mostró que el cincuenta y tres por ciento continuaba sin aliento uno o bien un par de meses después, y que un treinta y cuatro por ciento tenía tos y un sesenta y nueve por ciento fatiga.

En verdad, el análisis inicial de los datos mandados por medio de la aplicación COVID sugiere que el trece por ciento de las personas que experimentan los síntomas de covid-diecinueve los sostienen a lo largo de más de veintiocho días, al tiempo que el cuatro por ciento los presenta tras más de cincuenta y seis días.

Tal vez, como era de aguardar, las personas con una enfermedad más grave en un inicio, caracterizada durante más de 5 síntomas, semejan más expuestas al covid prolongado. La edad avanzada y el sexo femenino asimismo semejan ser factores de peligro para presentar síntomas prolongados, de la misma manera que tener un índice de masa anatómico más alto.

Aquellos que emplean la aplicación tienden a estar en el extremo de la población más en forma, y les preocupan los temas de salud. De ahí que es sorprendente que una proporción tan alta presente síntomas uno o bien un par de meses tras la infección inicial. En general, estas no son personas enormemente frágiles a la covid-diecinueve.

Otro trabajo de investigación preliminar (pendiente de revisión por pares) sugiere que el SARS-CoV-dos asimismo podría tener un impacto en un largo plazo en los órganos de las personas. Mas el perfil de los perjudicados en este estudio es diferente al de los que notificaron síntomas por medio de la aplicación.

Tratando de descubrir qué pasa

Esta investigación, que examinó una muestra de doscientos pacientes que se habían recuperado de la covid-diecinueve, halló un deterioro leve en el treinta y dos por ciento de los corazones, el treinta y tres por ciento de los pulmones y el doce por ciento de los riñones. Y se halló daño multiorgánico en el veinticinco por ciento de los pacientes.

Los pacientes de este estudio tenían una edad media de cuarenta y cuatro años, con lo que representaban una parte esencial de la población joven en edad laboral. Solo el dieciocho por ciento había sido hospitalizado con covid-diecinueve, lo que quiere decir que el daño orgánico puede generarse aun tras una infección no grave. Tener una enfermedad que se sabe que conduce a un covid-diecinueve más grave, como la diabetes tipo dos y la cardiopatía isquémica, tampoco era un requisito anterior para el daño orgánico.

Existen muchas razones por las que las personas pueden tener síntomas meses tras una enfermedad viral a lo largo de una pandemia. Mas llegar en el fondo de lo que pasa en el organismo va a ser más simple en ciertas unas partes del cuerpo que en otras.

Cuando los síntomas apuntan a un órgano concreto, la investigación es parcialmente fácil. Los médicos pueden examinar el flujo eléctrico alrededor del corazón si alguien padece palpitaciones. O bien pueden estudiar la función pulmonar (elasticidad de los tejidos y también intercambio de gases) donde la complejidad para respirar es el síntoma predominante. Para determinar si la función nefrítico se ha estropeado, los componentes del plasma sanguíneo de un paciente se equiparan con los de su orina para medir qué tal filtran los riñones los productos de desecho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *