¿Qué tienen en común el asma y la dermatitis atópica?

Recientes estudios científicos han mostrado que el exceso de la inflamación de tipo dos subyace a diferentes afecciones atópicas, alérgicas y también inflamatorias. Como los síntomas de estas enfermedades son impredecibles y azarosos, probablemente muchas queden sin diagnosticar. ¿Cuánta gente se calcula que pueda sufrir una o bien múltiples de estas enfermedades sin que les sean diagnosticadas?

La carencia de conciencia de estas afecciones quiere decir que la gente no puede comprender totalmente su enfermedad o bien enfermedades, de qué manera están conectadas y qué opciones de tratamiento tienen a su predisposición.

Es bastante difícil conocer este dato con precisión pues, como le afirmaba, bastantes personas conviven con múltiples nosologías inflamatorias de tipo dos. Por poner un ejemplo, hasta un treinta y cinco por ciento de personas con asma severa tiene asimismo dermatitis atópica.  Alrededor del cincuenta por ciento de los pacientes con rinosinusitis crónica con pólipos nasales (RSC) sufren asimismo asma y hasta el cuarenta y tres por ciento de aquellos que padecen asma severa tienen asimismo RSC. Además, el diecisiete por ciento de las personas con RSC sufren dermatitis atópica y el trece por ciento de las personas con dermatitis atópica de moderada a severa padecen RSC.

El setenta y cinco por ciento de los pacientes con dermatitis atópica de moderada a severa no tienen controlada la enfermedad y el cuarenta y cinco por ciento de los pacientes con asma en Europa que están en tratamiento tampoco están bajo control. Por su lado, alrededor del setenta y nueve por ciento de los pacientes con RSC experimentan pólipos recurrentes un año tras la cirugía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *