¿Qué es la enfermedad de Kawasaki? ¡Te lo contamos!

Días después, se conocía que la Asociación De España de Pediatría (AEP) había mandado un comunicado a pediatras y otros médicos en el que se alertaba sobre casos de shock pediátrico en R. Unido, Italia, Francia y Bégica. En el comunicado se notificaba de la aparición “en las últimas un par de semanas de un número de pacientes pediátricos, caracterizados por un cuadro infrecuente de dolor abdominal, acompañado de síntomas gastrointestinales (diarrea y/o vómitos), con admisible estado general, mas que pueden evolucionar en pocas horas cara un shock, con taquicardia y también hipotensión, aun en ausencia de fiebre”. “Además, acostumbran a acompañarse de fiebre, eritrodermia y también inyección conjuntival solapándose con 2 posibles entidades como la enfermedad de Kawasaki y un síndrome de shock tóxico”.

Y ahora es cuando entra en escena el contrincante público número 1 del momento: el coronavirus. Resulta que ciertos pequeños que habían presentado este extraño síndrome habían dado positivo a coronavirus mas otros no, con lo que todavía no puede establecerse la asociación entre las dos nosologías. En este sentido, el pasado martes el directivo del Centro de Coordinación de Alarmas y Urgencias Sanitarias, Fernando Simón, afirmaba en rueda prensa lo siguiente: “Ahora mismo en un síndrome que se ve en ciertos pequeños, ciertos de ellos semejan haber estado inficionados con el coronavirus y otros no. Por consiguiente, ahora es complicado hacer una valoración de su asociación con una infección anterior con coronavirus”.

La AEP, en otro comunicado, llamaba a la calma puesto que “el cuadro clínico del que se notifica en esta comunicación profesional, es muy inusual, y se han descrito poquísimos casos en España. Merced al modelo pediátrico de España, por el que los pediatras de atención primaria son el primer contacto de los pequeños con la sanidad -realmente bien formados y ya alertados de estos posibles cuadros-, ello nos dejaría actuar frente a los primeros síntomas. Tal como se ha puesto de manifiesto en la práctica clínica, proseguimos insistiendo en que la enorme mayoría de las ocasiones la COVID-diecinueve cursa de forma leve en los niños”.

La enfermedad de Kawasaki

¿Y qué es la enfermedad de Kawasaki? Esta enfermedad extraña que afecta a pequeños hace que se inflamen las paredes de los vasos sanguíneos: arterias, venas y pilíferos. Si bien la mayor parte de pequeños que la contraen se recobran por completo (existe tratamiento, eminentemente farmacológico. En poquísimos casos se precisa cirugía), su complicación más temida es el aneurisma coronario, en el que se genera la dilatación de las arterias del corazón.

Se ignora la causa de la enfermedad de Kawasaki mas, conforme la Fundación del Corazón, se sospecha que pueda existir un componente genético que hace que el sistema inmune reaccione de forma excesiva tras una infección provocada seguramente por un virus.

Los síntomas de la enfermedad de Kawasaki son: fiebre alta que dura más de 5 días, salpullido, sobre todo en el torso, ganglios linfáticos inflamados, ojos colorados, y/o labios, garganta y lengua inflamados. Asimismo puede darse dolor abdominal. Y, en ocasiones, descamación de manos y dedos.

El shock tóxico

El shock tóxico lo causa una toxina producida por ciertos géneros de bacterias estafilococos. Es grave (puede ser mortal hasta en el cincuenta por ciento de los casos) y se presenta con fiebre, shock y inconvenientes en múltiples órganos del cuerpo (insuficiencia nefrítico, cardiaca y hepática).

Los síntomas de shock tóxico incluyen: confusión, diarrea, malestar general, cefaleas, fiebre alta, acompañada en ciertas ocasiones por escalofríos, presión arterial baja, dolores musculares, náuseas y vómitos, insuficiencia en órganos (en general los riñones y el hígado), enrojecimiento de ojos, boca y garganta, conmociones y erupción roja y extendida que se semeja a una quemadura solar: la descamación de la piel ocurre 1 o dos semanas tras la erupción, singularmente en las palmas de las manos o bien las plantas de los pies.

¿Y cuáles son las causas? Los factores de peligro incluyen el empleo de tampones si no se cambian con cierta frecuencia (los primeros casos de shock tóxico descritos se generaban por esta causa), haber sido operado últimamente, la infección de una herida tras una cirugía, una infección por estafilococos, infecciones cutáneas, quemaduras, cuerpos extraños en el cuerpo y haber dado a luz últimamente.

El shock pediátrico que se ha observado

¿Exactamente en qué consiste el extraño síndrome que puede terminar en shock observado en pequeños estos días? Se trata de una nosología que presenta peculiaridades de la enfermedad de Kawasaki y del shock tóxico.

“Los casos de shock en pequeños que están coincidiendo provisionalmente con la epidemia de COVID-diecinueve son muy infrecuentes; el cuadro clínico se identifica por fiebre, vómitos, en un inicio o bien puede comenzar solo con dolor abdominal, exantema en la piel, los ojos enrojecidos y mal estado general. No sabemos todavía la causa, mas puede estar desencadenado por infecciones bacterianas y tiene un tratamiento bien establecido con independencia del género de agente infeccioso que la cause”, puede leerse en el comunicado de la AEP emitido el veintiocho de abril. “Desde la AEP estamos procediendo a compilar toda la información existente y con evidencia a nivel científico bien documentada en torno a este cuadro clínico pediátrico que se describe en diferentes países”.

Como hemos comentado previamente, este shock pediátrico ha perjudicado a ciertos pequeños que habían dado positivo a coronavirus haciéndoles la PCR (advierte ARN del virus), otros haciéndoles test serológico (advierte anticuerpos que el organismo ha desarrollado para pelear contra la enfermedad, lo que señala que la persona ha pasado la COVID-diecinueve) y otros eran negativos. En consecuencia, todavía no es posible establecer un vínculo entre el nuevo coronavirus y el shock pediátrico reportado estos días por múltiples países europeos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *