Procura sanar su estreñimiento metiéndose una anguila en el ano

Un hombre residente en Xinghua, en la provincia de Jiangsu ( China) tuvo una alocada idea para eludir tomar pastillas o bien cualquier otro antídoto para sanar su estreñimiento. Se le ocurrió probar un “remedio popular”: introducir una anguila viva de tamaño notable, ni más ni menos que veinte centímetros de animal, en su ano.

Desgraciadamente para el paciente estreñido, cuyo nombre no ha salido a la luz, la anguila, en lugar de sanar su estreñimiento, empleó su recto, como peaje para llegar hasta su colon, donde hizo un orificio en la pared del colon y se abrió paso cara el abdomen del hombre.

Pese a que esta circunstancia le estaba ocasionando bastantes dolores en su organismo, le daba vergüenza asistir al médico, con lo que soportó hasta el día después, cuando suponemos que no podía más con los dolores provocados por tener en su abdomen una anguila de veinte centímetros de largo. Por último, procuró ayuda médica en un centro de salud local, donde los médicos le afirmaron que de aguardar más ya antes de ir a emergencias, podría haber perdido la vida.

Los médicos le operaron y le sacaron la anguila que proseguía viva cuando los cirujanos la extrajeron.

No es la primera vez que un acontencimiento de este estilo tiene sitio con afín final. Allí por dos mil diecisiete, un hombre prosiguió este particular camino para calmar su estreñimiento con una anguila de hasta cincuenta centímetros de largo que prácticamente le cuesta la vida. Nada bueno puede salir de estos antídotos seudocientíficos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.