¿Por qué razón tener un descalcificador de agua en casa?

Una de las primordiales preocupaciones de la fontanería del hogar es la cal. Produce un sinfín de inconvenientes que pueden derivar aun en rupturas de cañerías. Ya sabéis que si una cañería se rompe hay que levantar el piso, por no charlar de las humedades que puede producir. Mas, ¿existe alguna forma de eludir todos estos incidentes? Sí que la hay, instalando un descalcificador. Estos aparatos tratan el agua, suprimiendo el exceso de sales de magnesio y calcio. En el presente artículo te explico los primordiales beneficios de contar con un descalcificador de agua en el hogar.

Resguarda tu instalación

Primeramente, evitaremos la concentración de cal en las cañerías de nuestra casa. La acumulación de cal en las cañerías, como resulta lógico, puede causar taponamientos e inclusive rupturas. Con un descalcificador de agua evitaremos todos estos inconvenientes en tanto que va a limpiar el agua de la cal, con lo que no va a dejar dicho sedimento.

No solamente las cañerías se ven perjudicadas por la cal, si no las calderas, termos e inclusive los electrodomésticos que precisan agua corriente para marchar, como por servirnos de un ejemplo lavaplatos, lavadoras… A través de un descalcificador alargaremos la vida de estos aparatos que tan generalmente se estropean por la cal.

Ahorro económico

Donde primero apreciarás el efecto del agua decalcificada es en la colada del hogar. Vas a ver como la ropa sale considerablemente más suave y esponjosa. Es precisamente por esto que vamos a poder ahorrarnos muchos productos de limpieza, como por poner un ejemplo el suavizante o bien las pastillas antical, mismamente. Y no solo, si echas una ojeada a la etiqueta del limpiador vas a ver que para aguas blandas se emplea la mitad de la dosis recomendada. Un completo ahorro, vamos…

Impacto en el medio ambiente

Si te preocupa el planeta, un descalcificador puede ser un enorme aliado. ¿Por qué razón? Puesto que por diferentes motivos. Por nombrar ciertos, por poner un ejemplo, las aguas blandas se calientan mucho ya antes que las aguas sin tratar. Con lo que los radiadores de tu casa van a tardar mucho menos en caldear el entorno, eludiendo de esta manera el gasto de energía superfluo. Se estima que el ahorro fluctúa entre un treinta por ciento y un cuarenta por ciento de consumo energético.

Personalmente aconsejo, si te has hecho con un descalcificador de agua, vaciar los radiadores y llenarlos con agua decalcificada. Apreciarás el impacto en tu próxima factura.

Más saludable

Y para finalizar, uno de los primordiales motivos, la salud. Y es que si tienes inconvenientes en la dermis, como por servirnos de un ejemplo, piel atópica o bien reseca, un descalcificador puede venirte realmente bien. Al salir de la ducha, no apreciarás esa sensación de sequedad en la piel, la apreciarás suave y también hidratada. Con lo que vas a poder olvidarte de las habituales cremas de baño y body milks.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *