Por qué razón la OMS aconseja la lactancia materna exclusiva

Contrariedades para dar el pecho

Ya hemos visto la teoría y las ventajas de dar el pecho. Asimismo hemos visto que la resolución de no darlo es totalmente respetable y absolutamente nadie se debe sentir culpable por decantarse por la lactancia artificial.

Hasta acá todo bien mas, ¿qué sucede si optas por la lactancia materna en exclusiva? Para quien jamás haya dado el pecho, el acto de amamantar puede parecer bonito y también idílico, un instante natural de comunión total entre la madre y su recién nacido.

Mas la realidad es bien diferente. El establecimiento de la lactancia natural es complicado, especialmente si no se ha fomentado a lo largo de las primeras horas de vida del bebé y si la madre no ha logrado el apoyo preciso. Fisuras en el pezón, inconvenientes de adecuado enganche, dudas sobre si el bebé va a estar comiendo lo que precisa, mastitis… las madres que desean dar el pecho se hallan muchas contrariedades, y muy frecuentemente el entorno que las rodea, si bien esté cargado de buenas pretensiones, no favorece en nada el establecimiento de la lactancia materna.

Por otra parte, y como ya hemos visto, la vuelta al trabajo es una de las primordiales causas de abandono de la lactancia, por lo menos en los países desarrollados. En España, por servirnos de un ejemplo, el permiso de maternidad solo dura dieciseis semanas, y muchas madres se incorporan al campo laboral cuando los bebés apenas tienen 4 meses, con lo que nutrir al pequeño con leche materna en exclusiva en estas condiciones se vuelve una utopia. Ciertas mujeres recurren a extraerse leche con el sacaleche, mas se trata de una práctica engorrosísima y que lleva tiempo, aparte de que en la mayor parte de empresas no hay lugares cómodos y convenientes para hacerlo.

Por una parte, los progenitores se ven sometidos a un ‘machaque’ progresivo de campañas que inciden en la relevancia de la lactancia materna en exclusiva, mas por otro, la realidad laboral y la carencia de medidas de conciliación hacen que bastantes personas que desean proseguir esa alternativa no lo logren, y además de esto se sientan culpables por esta razón. A final, la lactancia materna, un tema que no habría de ser controvertido ni complicado, se transforma en un tema espinoso, que produce discute, culpas y problemas… como ya hemos dicho, solamente lejano a esa imagen idílica y bella de un acto tan normal y natural y como la misma vida.

Asesor: doctor Eduard Solé Mir, Jefe del Servicio de Pediatría del Centro de salud Universitari Arnau de Vilanova, Lleida, y miembro de Top Doctors

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *