¿Por qué razón hay más mujeres con jaqueca?

Conforme los estudios, en Europa y USA el número de mujeres que sufre de jaqueca prácticamente tresdobla al de los hombres. Un artículo publicado en la gaceta Brain revela que las perjudicadas por esta enfermedad presentan un engrosamiento en 2 áreas del cerebro que no se advierte ni en personas sanas, ni en hombres con jaqueca.

Específicamente, estos engrosamientos se generan en la ínsula siguiente, un área relacionada con el dolor, y en el precuneus. Esta zona, si bien se ha relacionado últimamente con las jaquecas, asimismo podría ser el centro del cerebro que albergue la conciencia de una persona y el sentido del `yo´.

¿De qué manera se traducen estas diferencias en la vida rutinaria? Para revisarlo, los científicos equipararon la actividad del cerebro de voluntarios y voluntarias perjudicados de jaqueca mientras que se les sometía a una experiencia dolorosa que consistía en tocar una taza de café muy caliente. En las mujeres con jaqueca «estas zonas más gruesas se `hablaban´ y trabajaban juntas para contestar al dolor», explica Nasim Maleki, del Centro de salud Infantil de la ciudad de Boston y de la Escuela Médica de Harvard. Además de esto, los estudiosos verificaron que, como contestación al dolor, prácticamente todas las estructuras que respondían más fuerte en las mujeres formaban una parte de los circuitos sensibles. «En los hombres, cuando viene el dolor, el cerebro afirma `¡au!’. En las mujeres, el cerebro afirma `¡AAAAAAAAAAAAU!'», ha explicado Maleki.

Para los especialistas, estos resultados podrían explicar la causa de que la proporción de mujeres con jaqueca que terminan ensayando ansiedad o bien depresión sea mayor que la de hombres. Además de esto, estas diferencias se deberían tomar en consideración en el momento de desarrollar terapias contra la enfermedad. «Se debería prestar más atención al género», advierte Maleki. «Prácticamente todos los estudios en animales se han hecho con ratones macho, y las mujeres están poco representadas en las investigaciones clínicas».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *