¿Por qué razón el logotipo de Ferrari es un caballo?

Como aseveró Enzo Ferrari, el autor de la firma de vehículos, «la historia del caballo rampante es bien simple y alucinante». El caballo estaba pintado en el fuselaje del aeroplano de caza que conducía Francesco Baracca, un héroe italiano de la Primera Guerra Mundial que, tras decenas y decenas de victorias, fue abatido en el ayuntamiento de Montello. En mil novecientos veintitres, Ferrari ganó el primer circuito del Savio, en Rávena, y allá conoció al conde Enrico Baracca, padre del ilustre aviador, y después a su madre, la condesa Paolina Biancoli. Ella le solicitó que empleara el caballo de su hijo como insignia para sus vehículos, asegurándole que le traería suerte. Ferrari le hizo caso y preservó el color negro original del animal, al que agregó un fondo amarillo, representativo de Módena, su urbe natal.

Y es que la marca del caballo, fundada en mil novecientos veintinueve y dedicada a fabricar vehículos de competición pasó tras unos años a crear asimismo modelos superdeportivos para todos y cada uno de los públicos. Merced a sus éxitos en las carreras con impresionantes motores, sistemas de aerodinámica de nueva generación y la más alta tecnología en el planeta de la automoción, Ferrari es una de las marcas de turismos más espectaculares, con una reputación ganada a pulso durante los años. El sueño de más de un apasionado es la de conducir una «macchina» de Ferrari.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.