Plafones – ¿Que diferentes tipos hay?

Tienes una habitación pequeña, de muy pocas dimensiones, y estás pensando cómo darle luz. Tu solución son los plafones ya que la superficie de estos complementos queda totalmente unida al techo sin necesidad de ocupar un mayor espacio, de ahí, que sean los modelos idóneos para iluminar pequeñas habitaciones y podrás encontrar todo tipo en www.lamparasenlinea.es.

Este tipo de lámparas, además de darnos la solución para iluminar pequeñas habitaciones, también nos regala un gran cónfort ya que con su luz neutra se consigue un gran ambiente y aporta una mayor salud visual pudiendo hacer todo tipo de actividades sin dañar a nuestros ojos.

Además de dar luz a habitaciones, también se pueden utilizar los plafones para cubrir bajantes de instalaciones de gas, o bajantes de electricidad, de teléfono o incluso en instalaciones de aire acondicionado. Hay muchas personas que aprovechan el pequeño tamaño de este tipo de lámparas para decorar la habitación a la vez que la alumbra.

Hay diferentes tipos de plafones, no solo por su forma de colocación sino también con diferentes texturas y colores.

PLAFONES SUSPENDIDOS

Este tipo de plafones se fabrican a partir de una piedra que proviene de un desecho de la industria del acero. Una vez conseguido este material, se funde hasta conseguir una lámina mineral. Hay que señalar que con este material conseguimos un alto nivel de acusticidad. Si estás pensando en estos plafones para tu habitación tienes que tener en cuenta varios detalles como son el grosor, la modulación, el tipo de corte, el nivel de absorción del sonido, o el tipo de estructura entre otros.

Hay numerosos manuales para construir y colocar estos plafones, pero si no quieres problemas ve a tiendas especializadas y que ellos te ayuden a hacerlo, que para algo es su trabajo.

PLAFONES ADOSADOS

Este tipo de plafones son aquellos que van ‘pegados’ al techo formando parte del mismo como si fuera todo ello un techo. En otras palabras. Es como si una parte del techo fuera una lámpara. Los plafones adosados pueden ser de madera, de yeso o también metálicos que van al gusto del consumidor.

Te puedes lanzar a comprarlos y colocarlos tú por tu cuenta, pero volvemos a señalar lo mismo, habla con especialistas en el tema y que sean ellos los que lo hagan porque reciben dinero por hacer ese trabajo y así tu evitas problemas innecesarios.

PLAFONES DE PVC

Es un sistema de recubrimiento interior de techos constituido por metales y elementos fabricados en PVC. Este tipo de plafones son los más populares para aquellos lugares donde hay un alto riesgo de humedades, por ejemplo, zonas con tuberías. Por si no sabes ahora cuáles son estos plafones, piensa en los hospitales, en centros comerciales o en colegios por ejemplo ya que son los lugares más comunes donde se suelen aplicar este tipo de plafones.

Como ves, elegir un plafón como estructura para iluminar tu habitación o tu oficina es la mejor opción para ahorrar espacio porque te da esa sensación de amplitud.

Además, para aquellos que están pendientes de los diseños, hay para todos los gustos, desde plafones cilíndricos pasando por algún modelo rectangular y te sirve para tu habitación de matrimonio como para la habitación de tus pequeños con sus diseños infantiles y todo con la ventaja que ofrece la misma intensidad de luz que una lámpara tradicional de colgar.

Dentro de esos diseños o estilos hay que señalar que hoy en día está muy de moda jugar con la iluminación, es decir, en vez de colocar un solo plafón, colocar varios por todo el espacio de la habitación o de la oficina y además jugando con sus tamaños, es decir, alternar unos grandes y otros más pequeños y con diferentes colores, por tanto, con los plafones puedes hacer de tu salón de casa una auténtica discoteca de luces para cuando tengas fiestas o reuniones con amigos o familiares.

Ya hemos visto que hay diferentes tipos de plafones y cada uno con su diseño, además de fijarse en ello, a la hora de elegir un plafón tenemos que fijarnos en el consumo de los mismos y en este campo hay que hablar de las bombillas y para ello debemos saber los vatios que consume. A menos vatios, mayor ahorro.

Después hay que hablar de los casquillos ya que hay de diferentes tamaños y formas y esto es importante porque el tipo de casquillo determinará el tipo de bombilla que puedes adaptar al plafón. Hay que tener en cuenta que también encuentras plafones con tecnología LED (que es más económica en tu factura e ilumina más) ya integrada.

En estas líneas has conocido un poco más el mundo de los plafones por si te quieres lanzar a cambiar tu casa o si vas a entrar en una nueva. Es totalmente aconsejable comprar uno de ello. Hay muchos, seguro que alguno te conquista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *