Las piscinas prefabricadas de poliéster son la mejor opción para ti

A todos nos gusta tener una piscina en casa, pero suelen ser muy caras y además es necesario realizar obras, lo que hace que nos lo pensemos dos veces antes de pedir presupuestos.

Por suerte, ahora es posible comprar piscinas prefabricadas de poliéster. En la tienda de piscinas iteapool.com podemos ver los modelos que existen y sus precios de manera que nos hacemos una idea de lo que nos pueden costar, sus dimensiones, formas, etc.

Tienen un precio más bajo que las tradicionales

Además de las obras, uno de los mayores inconvenientes de una piscina de las de toda la vida es su precio, pues se necesitan varias personas trabajando durante unos cuantos días para construirla.

La mano de obra, a la que hay que sumar el precio de los materiales, hacen que el presupuesto final sea estratosférico, mientras que para una piscina de poliéster es mucho más bajo, ya que el trabajo se reduce de manera drástica pues solo hay que hacer el agujero y las conexiones para el agua y la depuradora.

Un modelo de piscina como la Bahía 3 con una profundidad máxima de 1,62 metros cuesta 5.574,64 euros, IVA incluido.

Son muy resistentes

Aunque parezca lo contrario, una piscina de obra puede presentar problemas en el vaso que hagan que pierda agua y que se agriete.

Las piscinas de poliéster como el modelo Dora 2 son muy resistentes, tanto que pueden aguantar incluso pequeños movimientos sísmicos sin inmutarse.

En el caso de que se rompiese por cualquier circunstancia arreglarla es muy sencillo, aplicando un producto reparador económico y rápido.

Es posible trasladarlas

¿Qué ocurriría si compras una piscina de calidad como el modelo Góndola 3 y tienes que cambiar de casa?

Todo el mundo pensaría que la opción lógica es dejar la piscina en su sitio para los nuevos propietarios, pero las piscinas de poliéster se pueden extraer y trasladar con el fin de colocarse en otra ubicación.

Habría que hacer números para ver si el coste de la extracción y el traslado nos compensa o es mejor comprar una nueva, pero hay que saber que la posibilidad siempre está ahí.

Tienen un mantenimiento muy sencillo

Cuando adquirimos una piscina debemos tener en cuenta que además de disfrutar de ella hay que mantenerla. La depuradora se encarga de la mayor parte del trabajo, pero nosotros tendremos que limpiarla.

Con este material todo es más sencillo, pues si vemos por dentro el modelo Beatriz 3 nos daremos cuenta de que es completamente liso, lo que facilita mucho limpiar tanto el fondo como las paredes al no haber juntas ni huecos por ninguna parte.

Pueden tener cubiertas automáticas

Todas las piscinas de poliéster poseen un tamaño estandarizado. Cada uno de los modelos, como la piscina Península 2, siempre tienen las mismas medidas lo que facilita la fabricación de accesorios.

Por eso, en muchos casos vamos a poder pedir al mismo fabricante una cubierta automatizada, que vendrá muy bien cuando hace mal tiempo para que no se manche la piscina o si hay niños o mascotas y no queremos que se metan al agua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.