Perseguir objetivos como en un juego para videoconsolas es muy eficiente

Ponerse en forma es una meta equívoco, mas si tiene un número indudable, entonces es claro y cristalino. Asimismo los logros deben serlo, a fin de que haya algo que festejar en los instantes intermedios, y que esos logros den pequeños empujones para continuar adelante. De ahí que la gamificación que subyace a esta activa es la que opera asimismo en los juegos para videoconsolas más triunfantes, tal como explica Steve Kamb en su libro Level Up Your Life: How to Unlock Adventure and Happiness by Becoming the Hero of Your Own Story.

En verdad, superar niveles que aumentan sutilmente de complejidad, progresivamente, sienta tan bien a nuestro cerebro que no importa si el juego para videoconsolas tiene un final definido. En ocasiones es suficiente con la recompensa en forma de puntos, diamantes o bien dinero virtual de haber superado un nivel más bastante difícil que el precedente. La sensación de que se ha logrado algo y de que ese algo se conserva de forma indudable.

El inconveniente de que abandonemos muchos objetivos en la vida, conforme Kamb, es que nos olvidamos de introducir niveles intermedios motivadores, logros que nos dejen percibir recompensas si estamos en el buen camino. Y este truco sirve tanto para no desamparar un juego para videoconsolas como unas clases de guitarra, incluyendo, lógicamente, correr una maratón.

Estas estrategias de gamificación, en verdad, son tan eficientes que se han amoldado a aplicaciones y dispositivos para hacer ejercicio o bien perder peso, como Fitbit: por servirnos de un ejemplo, la insignia India reconoce al usuario por haber andado un total de tres doscientos quilómetros, que es la longitud de India. Un símbolo indudable de nuestro logro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.