Oficinas para tras la pandemia. ¿De qué forma van a ser?

Todos estos extras existen por una simple razón: es considerablemente más probable que un empleado con acceso a semejantes cosas pase más tiempo en su puesto y se sienta más integrado en la compañía. Mas lo más esencial es que se han transformado aproximadamente en un estándar en las compañías tecnológicas de Silicon Valley y, por extensión, en todas y cada una de las compañías tecnológicas.

Una de las primeras compras que va a hacer una startup cuando logre su primera oficina va a ser, sin variación, una mesa de pimpón o bien algún otro accesorio en esa línea. Conforme vaya medrando, se va a ver obligada a apostar por este género de posibilidades auxiliares para atraer y retener el talento. Es lo que se espera de ella, y esas cosas son tan precisas como una cafetera, si bien entonces apenas se usen o bien la mesa de pimpón acabe haciendo las funciones de improvisado escritorio para asambleas.

¿Ha variado esto por la pandemia? A lo largo de un año, los flamantes campus de Google, Apple, Fb, Amazon o bien Microsoft y sus admiradas instalaciones han estado totalmente vacíos. Ahora que se comienza a estimar una vuelta paulatina al trabajo presencial, todas y cada una esas atracciones concebidas para gozar en común semejan menos esenciales, aun un tanto frívolas. Algo está comenzando a mudar, y el caso de Google es el ejemplo paradigmático de la nueva tendencia. Podría tener los días contados el tradicional plano abierto de sus oficinas, con mesas comunes en espacios abiertos que forzaban a emplear auriculares a casi todos sus empleados, los googlers, que comenzarán a regresar a sus puestos presenciales de trabajo a fines de este verano –el 1 de septiembre, en teoría–, mas con condiciones diferentes a las de los tiempos prepandémicos. Para iniciar, la compañía espera que el veinte  por ciento de sus asalariados trabaje ya a distancia de forma indefinida, si bien ha anunciado que va a estudiar caso por caso.

Quienes no continúen en casa van a tener un calendario mixto: asistirán a la oficina 3 días por semana y van a trabajar desde sus hogares los otros 2. La idea es que esas 3 jornadas concentren las asambleas presenciales que se precisen y que el resto de los objetivos se cumplan a distancia. En todo caso, para Google el frente a frente prosigue siendo esencial y realmente útil. Como afirma su primer ejecutivo, Sundar Pichai, “durante más de veinte años, nuestros empleados han estado viniendo a la oficina para solucionar problemas: en una cafetería, cerca de una pizarra, a lo largo de un partido de vóley playa…”. De forma frecuente, esos contactos informales favorecen la inventiva.

En consecuencia, el aspecto de los centros laborales de la compañía se está convirtiendo, comenzando por su sede de Mountain View (California). Google ha instalado barreras móviles modulares para separar a los conjuntos de trabajo, y en las áreas comunes hay espacios apartados, a fin de que los equipos trabajen unidos cuando sea preciso, mas sin aglomeraciones que faciliten los contagios. Además de esto, los diseñadores de las nuevas oficinas han creado salas y espacios concebidos para las videoconferencias grupales, algo indispensable ahora que una buena parte de los trabajadores cumplen sus labores desde casa.

Microsoft hace algo semejante en su enorme sede central de la urbe de Redmond, ubicada mil trescientos cincuenta quilómetros al norte de la de Google, si bien la pandemia de covid-diecinueve llegó justo cuando la compañía estaba ampliando su cuartel general –los trabajos comenzaron a inicios de 2019– y ha retrasado los planes. Es un cambio significativo, pues Microsoft siempre y en todo momento ha tenido una organización más tradicional que la frecuente entre las grandes compañías tecnológicas más jóvenes. Su gran fase de desarrollo tuvo lugar en los años ochenta y noventa, y en la configuración de sus oficinas se apostaba por una arquitectura más tradicional, con cubículos y despachos individuales. Algo afín ocurría con Apple y su histórico campus de One Infinite Loop en la urbe californiana de Cupertino, mas el nuevo Apple Park (situado en exactamente la misma localidad) prosigue una filosofía absolutamente opuesta.

En los últimos tiempos, Microsoft había ido convirtiendo sus oficinas para semejarlas a las de Google o bien las de Apple, con planos abiertos y espacios comunes donde los trabajadores pueden interaccionar, mas el nuevo diseño de su campus ha sufrido retoques a raíz de la pandemia: ahora apuesta por las áreas compartidas y multifuncionales, mas considerablemente más pequeñas y modulares que las de ya antes. Van a estar destinadas a equipos reducidos y con horarios flexibles, un aspecto en el que insiste la propia empresa, que afirma ver esta flexibilidad como “esencial para sostener el equilibrio entre el trabajo y la vida”.

Esta clase de cambios en los centros de trabajo puede parecer poco relevante, mas afecta al conjunto de la economía, y más si charlamos de estas gigantes compañías (Alphabet, la compañía cuya primordial filial es Google, tiene más de ciento treinta cero empleados en el planeta). Conforme una investigación hecho en dos mil doce por la Universidad de California en Berkeley, por cada puesto de software o bien ingeniería de Silicon Valley, se creaban en exactamente la misma zona 5 relacionados con todo género de actividades: vigilancia, limpieza, restauración, enseñanza…

Si estas grandes empresas globales prosiguen siendo el espéculo en el que se mira el resto, podríamos estar asistiendo al final de las oficinas abiertas y los grandes campus diseñados a fin de que los trabajadores pasen la mayor cantidad de tiempo posible en sus puestos, y esto va a tener un precio: si ya no es preciso que pase bastante gente por sus sedes, se van a perder trabajos indirectos ocupados por los más castigados a lo largo de esta pandemia, que aguantaban condiciones de vida bastante difíciles en comunidades diseñadas para ingenieros y ejecutivos con elevados ingresos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *