Muere el hombre al que se le trasplantó un corazón de cerdo

Imagino que la mayor parte de vosotros os vais a haber enterado de que a principio del actual año se trasplantó por vez primera un corazón de cerdo genéticamente cambiado a un humano. ¿No lo sabías? ¡Quédate! Te lo contaremos todo.

Te pongo en contexto

El pasado siete de enero se efectuó el primer trasplante cardiaco de un cerdo genéticamente cambiado a un humano, justo una semana una vez que la FDA (Administración de Drogas y Comestibles de Estados Unidos) autorizase esta operación experimental.

Este era un proyecto en el que los cirujanos cardiotorácicos Bartley Griffith y Muhammad M. Mohiuddin, directivos del Programa de Xenotrasplantes Cardiacos de la capacitad de medicina de Maryland (Baltimore), llevaban múltiples años trabajando. Y al fin, la víspera de año nuevo de dos mil veintidos, su sueño se hizo realidad, su proyecto iba a hacerse en un humano.

El humano en cuestión era David Bennett, un hombre de cincuenta y siete años de Maryland con una insuficiencia cardiaca terminal. El hombre se encaraba a una muerte segura, puesto que llevaba ya cerca de un par de meses postrado en una cama en dependencia de una máquina que hacía la función de su corazón, puesto que el suyo ya no era compatible con la vida. El inconveniente era que, por sus antecedentes médicos, no era seleccionable para un trasplante humano, puesto que era una persona que habituaba a no continuar adecuadamente las indicaciones médicas, algo fundamental en las personas aspirantes a trasplante. Por esta razón, la FDA autorizó la operación solo como «empleo clemente», al encontrarse frente a la situación de vida o bien muerte.

¿Por qué razón un cerdo genéticamente cambiado?

No sé si te has dado cuenta, mas en todo instante hemos hablado de un corazón de cerdo genéticamente cambiado. Es esencial que fuera “genéticamente modificado” por el hecho de que, si bien estos animales son los preferidos en el momento de hacer xenotrasplantes (trasplantes entre animales de diferente especie) en humanos por el hecho de que su sistema circulatorio y sus órganos son bastante afines, asimismo tienen ciertos genes incompatibles con los humanos.

Por este motivo suprimieron los genes de cerdo que provocan rechazo hiperagudo, aquel que se presenta prácticamente de forma inmediata tras la cirugía, y añadieron genes humanos para asistir al cuerpo a admitir el órgano. Entre las modificaciones genéticas, asimismo se cercioraron de que el corazón no creciese más una vez trasplantado.

Si bien te sorprenda, los cerdos llevan tiempo usándose en la medicina moderna, es más, se han hecho abundantes trasplantes de piel de cerdo a humanos, e inclusive de válvulas cardiacas (esas válvulas que estudiaste en biología a lo largo de tu niñez, la tricúspide, la mitral y las semilunares). Mas usar órganos enteros, en vez de pedazos de tejido, es otro cantar.

Se puede destacar como curiosidad, que los cerdos usados, tanto a lo largo de los ensayos como a lo largo del trasplante, fueron proporcionados por exactamente la misma compañía de biotecnología que clonó y crió a la oveja Dolly, el primer mamífero clonado desde una célula adulta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.