Cómo elegir la mejor bombilla para mi estancia

La iluminación de una estancia no es solo parte de la decoración; puede afectar todo, desde tu horario de sueño hasta tu capacidad cerebral. En este post vamos a darte las claves para elegir las mejores bombillas y así conseguir una buena iluminación para tu hogar. Pero no solo eso, también te diremos dónde conseguirlas: conoce lamparas-en-linea.es

Piensa sobre la función de cada habitación

Generalmente, el tipo de iluminación elegida para cada habitación cae en una de estas tres técnicas de iluminación: ambiental, direccional y puntual o focalizada.

  • La iluminación ambiental actúa como la iluminación general. Ilumina toda la habitación y se considera como la «luz natural» de la estancia. Puedes conseguir esta iluminación usando una lámpara de araña, una lámpara colgante, una iluminación en riel o apliques de pared para crear una luz ambiental que llene la habitación.
  • La iluminación direccional ilumina un área de trabajo o lectura. Este tipo de iluminación emite un haz de luz concentrado sobre un zona o superficie, por eso es necesario que la luz sea más brillante que la iluminación ambiental.
    Las lámparas de escritorio y las luces de cocina en los muebles son opciones comunes en este tipo de iluminación. Aunque la iluminación colgante o de rieles también se puede usar para la iluminación direccional.
  • La iluminación puntual o focalizada resalta un área en particular, como una obra de arte o una estantería. Por lo general, crea sombras alrededor del objeto para lograr un efecto dramático. Las luces de pared son luces de iluminación focalizada muy comunes.

Para iluminar adecuadamente tus habitaciones con estas técnicas, debes pensar cómo vas a usar cada habitación de tu casa y si hay algo que desees acentuar en la habitación. Debes comenzar aplicando «capas», para esto, comienza con la iluminación ambiental, luego continúa con la iluminación direccional y la focalizada.

Si no estás seguro de por dónde empezar, aquí tienes unas sugerencias:

  • Sala de estar: además de la luz ambiental, lamparas en línea sugiere usar una luz focalizada en una esquina de la habitación. Concéntrate en un objeto, como una obra de arte o una silla.
  • Cocina: agrega luz ambiental en el techo, luego agrega iluminación direccional más baja para iluminar el espacio donde se suelen hacer las tareas diarias. El fregadero también es un buen lugar para agregar iluminación.
  • Dormitorio: es común tener iluminación direccional en las mesitas de noche. Lámparas en línea también recomienda apuntar esta luz lejos de la cama.
  • Baño: la iluminación del baño puede ser complicada. Generalmente, la gente quiere iluminación para el espejo, pero la luz del techo puede no ser suficiente y crear sombras. Para solucionar este problema, considera la posibilidad de iluminar el espejo a ambos lados. Luego, pon una luz ambiental en el techo para iluminar completamente la habitación.

Elige las bombillas adecuadas

Esta es la parte más importante, ya que no podríamos hacer realidad ningún proyecto de iluminación si no contáramos con las bombillas adecuadas.

La bombilla es la fuente de luz, por lo que el tipo de bombilla determina cómo se verá la luz. Las diferentes bombillas funcionan de manera diferente y hay cuatro tipos básicos:

  • Incandescentes: estas son las bombillas tradicionales que la mayoría de nosotros hemos usado durante décadas, y están comenzando a desaparecer en favor de opciones más eficientes desde el punto de vista energético. Producen una luz cálida y brillante.
  • Bombillas fluorescentes compactas: utilizan un 75 por ciento menos de energía que una bombilla incandescente. También duran más. Suelen emitir un tono más frío, pero puedes encontrarlas en un rango de niveles de brillo y temperaturas. Vale la pena señalar que las lámparas fluorescentes compactas contienen mercurio y, si bien las cantidades son pequeñas, aún requieren un manejo y eliminación más cuidadosos.
  • LED: son tan eficientes como las lámparas fluorescentes compactas, pero pueden durar hasta tres veces más. Solían usarse principalmente para iluminación direccional, porque solo+ proporcionaban una luz directa y dura. Pero al igual que las lámparas fluorescentes compactas, han evolucionado y mucho. Ahora ofrecen el mismo aspecto que las incandescentes, pero son más eficientes, menos calientes al tacto y duran mucho tiempo.
  • Halógenos: emiten una luz blanca brillante, similar a la luz natural. Ideal para iluminación de dirección. Utilizan entre un 10 y un 20 por ciento menos de energía que una bombilla incandescente.

Lúmenes es igual a brillo

Cuando hablamos de apariencia, nos preocupamos por el brillo, que se mide en lúmenes; y apariencia ligera, que se mide en Kelvin.

Cuantos más lúmenes, más brillante es la bombilla. Una bombilla doméstica típica produce alrededor de 800 lúmenes, lo que equivale a 60 vatios. Entonces, ¿cuántos lúmenes necesitas para cada habitación? Eso dependerá de qué tan grande sea tu habitación, de qué color sean tus paredes y, obviamente, de la intensidad de iluminación que prefieras. 

  • Cocinas: 5000-10 000 lúmenes totales
  • Baños: 4000-8000 lúmenes totales
  • Dormitorios: 2000-4000 lúmenes totales
  • Salas de estar: 1500-3000 lúmenes
  • Comedores: 3000-6000 lúmenes
  • Oficinas en casa: 3000-6000 lúmenes

Ten en cuenta que estas son estimaciones aproximadas y tienen en cuenta el uso de diferentes tipos de bombillas y opciones de iluminación en cada habitación. 

Kelvins es igual a tipo de color

Más allá del brillo, también debes considerar la temperatura de la luz. Las lámparas fluorescentes compactas no eran muy buenas hace años, porque en su mayoría solo producían una luz muy azul y fría. Pero han recorrido un largo camino y ahora puedes encontrarlos en tonos más cálidos y amarillos.

Aunque, hoy en día, elegir el tipo de color de luz es posible en todas las bombillas. El paquete debe indicar la temperatura de cálida a fría, (medida en Kelvins). Cuanto más altos sean los grados Kelvin, más fría será la luz. 

  • Blanco suave / blanco cálido (2700 Kelvin): ideal para dormitorios y salas de estar; proporcionándoles una sensación cálida y acogedora tradicional.
  • Blanco brillante / blanco frío (4100 Kelvin): mejor en cocinas, baños o garajes; dando a las habitaciones una sensación más blanca y enérgica.
  • Luz del día (5000-6000 Kelvins): mejor en baños, cocinas y sótanos; bueno para leer, proyectos intrincados o maquillarse; proporciona el mayor contraste entre los colores.

Es útil tener una idea básica de cómo funcionan las bombillas. De esta forma, puedes elegir una bombilla a tu gusto. 

Esperamos que estas reglas y pautas te ayuden a ir en la dirección correcta para conseguir la iluminación que tu hogar necesita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *