Los primeros nativos americanos fueron grandes ingenieros

Para iniciar, estos primeros nativos edificaron unas enormes estructuras de tierra que, hoy, prosiguen de pie. Como muestra, el montículo que domina el centro del Lugar del Patrimonio Mundial de Poverty Point, de veinte metros de altura. Levantar los montículos requirió probablemente el desplazamiento y apilamiento de millones de metros cúbicos de tierra, en una temporada en la que no se contaba con maquinaria moderna, entre otros muchos avances. “Una de las cosas más notables es que estos movimientos de tierra se han mantenido a lo largo de más de tres.000 años sin fallos ni erosión esencial», asevera el arqueólogo y primer autor del estudio Tristram Kidder, de la Universidad de Washington en San Luis (Misuri). «En comparación, los puentes, las carreteras y las presas modernas fallan con una regularidad pasmosa, por el hecho de que edificar cosas de tierra es más difícil de lo que se piensa. Verdaderamente eran ingenieros increíbles con conocimientos técnicos muy complejos».

Aparte de la alta resistencia de las estructuras, los científicos han llegado a la conclusión de que estas se levantaron en poquísimo tiempo. Los estudiosos emplearon técnicas como la datación por radiocarbono, las mediciones imantadas y el análisis microscópico del suelo para confirmar que se edificó en un plazo «extraordinariamente veloz». De este modo lo prueba la estratificación del suelo usado para la construcción, conforme revela el nuevo estudio. Apenas hay signos de erosión entre los niveles de los montículos, lo que quiere decir que no se dejaron expuestos a los elementos a lo largo de un tiempo significativo.

Y las estructuras no se han desmoronado, pese a las incesantes lluvias que han llegado desde el Golfo de México a lo largo de miles y miles de años. Todo señala que los nativos americanos usaron una inteligente combinación de diferentes géneros de suelo (incluyendo arcillas, limos y arena) para edificar estructuras que resistieran el correr del tiempo. «Como el hormigón romano o bien la tierra apisonada en China, los nativos americanos descubrieron formas complejas de entremezclar diferentes géneros de materiales para hacerlos prácticamente indestructibles, pese a no estar compactados», afirma Kidder. «Hay algo de magia ahí que nuestros ingenieros modernos todavía no han podido descubrir».

Kidder y sus colegas piensan que para edificar los montículos de Poverty Point se precisó una gran cantidad de trabajadores y que varias personas lideraron las obras. En la temporada no existían herramientas modernas ni animales familiares o bien carros con ruedas que ayudasen en el transporte de la materia prima desde la excavación al sitio de construcción.

Se cree que el yacimiento pudo ser una esencial parada de peregrinaciones religiosas que fue descuidada hace entre tres mil y tres mil doscientos años debido seguramente al cambio climático y a las inundaciones.

«Nosotros, como comunidad estudiosa -y la población en conjunto-, hemos infravalorado a los nativos y su capacidad para hacer este trabajo y hacerlo de manera rápida de la manera en que lo hicieron», afirma Kidder.

Fuente: Tristram R. Kidder, Su Kai, Edward R. Henry, Seth B. Grooms & Kelly Ervin (dos mil veintiuno) Multi-method geoarchaeological analyses demonstrates exceptionally rapid construction of Ridge West tres at Poverty Point, Southeastern Archaeology, DOI: 10.1080/0734578X.2021.1958445

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *