Los pelirrojos aguantan mejor el dolor

Un equipo de estudiosos del Centro de salud General de Massachusetts (USA) ha descubierto que las personas pelirrojas tienen una tolerancia al dolor naturalmente alta, debido a un mecanismo que aumenta su susceptibilidad a las quemaduras solares; esto es, presentan una mayor actividad de los receptores opioides implicados en el bloqueo del dolor y a la minoración en la producción de un género de hormonas relacionadas exactamente con la sensibilidad.

De esta manera, los pelirrojos -que presentan una mutación genética en el receptor melanocortina 1 que les impide generar un pigmento obscuro para broncearse y en consecuencia, hace que su piel sea pálida y prácticamente imposible de broncearse- aguantan mejor el dolor que los morenos o bien rubios debido a los melanocitos, que han resultado ser esenciales para decidir el umbral de dolor de una persona.

El resultado final es que los pelirrojos generan más señales de opioides que las personas con otros colores de pelo y, por tanto, tienen un umbral de dolor más elevado.

Experimento

Para investigar los mecanismos tras los diferentes umbrales de dolor en individuos pelirrojos, los estudiosos estudiaron una cepa de ratones pelirrojos que (como en los humanos) contiene una variación que carece de la función del receptor de melanocortina 1 y asimismo exhibe umbrales de dolor más altos. Descubrieron que la pérdida de la función del receptor de melanocortina 1 en los ratones pelirrojos hizo que los melanocitos de los animales secretasen niveles más bajos de una molécula llamada POMC (proopiomelanocortina) que más tarde se corta en diferentes hormonas, incluyendo una que sensibiliza al dolor y otra que bloquea dolor. La presencia de estas hormonas sostiene un equilibrio entre los receptores opioides que inhiben el dolor y los receptores de melanocortina cuatro que mejoran la percepción del dolor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *