Los libros más conocidos de Julio Verne. ¿Los has leído?

Viaje al centro de la tierra, Veinte mil leguas de viaje submarino, La vuelta al planeta en ochenta días... podemos decir sin miedo a confundirnos que todos conocemos los títulos de estos fabulosos cuentos del escritor, versista y dramaturgo francés Julio Verne de las décadas de mil ochocientos sesenta y mil ochocientos setenta, y muchos de nosotros los hemos leído mas, ¿sabías que todos pertenecen a una sola serie, titulada Los Viajes expepcionales de cincuenta y cuatro volúmenes, que Verne publicó desde mil ochocientos sesenta y tres hasta el final de su vida? El propio escritor lo describió así siendo entrevistado: «finalizar en forma de historia mi estudio de la superficie del planeta y los cielos».

De esta manera es. A inicios de la década de mil ochocientos sesenta, Verne conoció a Pierre-Jules Hetzel, un editor de gacetas establecido que asistió a Verne a publicar su primera novela, 5 semanas en globo. Esta novela sirvió como el inicio de Voyages Extraordinaires (Los Viajes expepcionales), una serie de docenas de libros escritos por Verne y publicados por Hetzel. La mayor parte de estas novelas (incluyendo la conocida Veinte mil leguas de viaje submarino) aparecieron en entregas en la gaceta de Hetzel ya antes de publicarse en forma de libro.

En verdad, su contrato establecía que debía redactar 2 volúmenes por año, con lo que, entre mil ochocientos sesenta y tres y mil novecientos cinco, el considerado padre de la ciencia ficción -al lado de Herbert George Wells-, publicó cincuenta y cuatro novelas sobre viajes, aventuras, historia, ciencia y tecnología para esta serie, si bien no serían las únicas.

¿Sabías que ya antes de redactar novelas, Verne escribió cuentos, obras teatrales y guiones de opereta? No obstante, la mayor parte de ellos se han perdido.

En conjunto, escribió sesenta y cinco novelas durante su vida, si bien ciertas no se publicaron hasta mucho tras su muerte, el veinticuatro de marzo de mil novecientos cinco. Verne murió en su casa de Amiens (Francia) a los setenta y siete años de edad tras llevar enfermo de diabetes desde hacía bastantes años.

Fue un trabajador incansable al que la ciencia y la tecnología de su temporada maravillaban, lo que unido a su fantástica imaginación y visión, condujeron a ciertas obras más inmortales de este predecesor de la ciencia ficción moderna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.