La renovación de la grifería sigue presente en las tendencias de diseño actuales

En el momento de plantearse una reforma integral, uno de los elementos fundamentales que se debe definir es el de la grifería, siendo la empotrada, la más utilizada en la actualidad por sus múltiples ventajas, no sólo en el aspecto estético sino en cuanto a funcionalidad. 

Tiempo atrás, el baño era uno de los espacios más relegados de la casa, su diseño y decoración no eran prioridad con respecto otras estancias, como la cocina, que siempre ha sido un lugar principal. Con el paso del tiempo esto ha venido cambiando, hoy en día, el baño tiene un rol protagonista en las reformas integrales del hogar.

Uno de los aspectos esenciales en el momento de plantear el diseño de un baño desde cero o su reforma, es la grifería, siendo una de las más utilizadas la empotrada. De hecho, ha estado presente en las tendencias decorativas de los últimos años, sin que haya indicio de que esto pueda cambiar durante un tiempo.

Se impone la practicidad de las duchas

En los diseños actuales de baños, las duchas tienen mucha más presencia que las bañeras, ya que estas últimas ocupan mucho espacio del que actualmente se dispone para los baños. De igual forma, el ritmo de vida actual implica practicidad y versatilidad, y esto lo proporcionan las duchas.

Respondiendo a las tendencias actuales, es muy demandado el uso de las duchas empotradas, ya que ofrecen dos atributos muy valorados, funcionalidad y belleza. Su presentación es moderna y lujosa, proporcionando un ambiente de confort de forma visual, ya que elimina las mangueras de los grifos tradicionales nada estéticos.

Este tipo de grifería es mucho más práctica, sobre todo en espacios reducidos, ya que la ausencia de tubos y mangueras dan una sensación de amplitud. También es más duradera que la tradicional, ya que por lo general, están elaboradas de materiales muy resistentes y cuentan con menor cantidad de piezas, lo cual evita el deterioro de accesorios en el futuro.

Existe una diversidad de modelos, tanto de ducha empotrada techo como de pared. Las de techo también se conocen como «rain shower», ya que la caída de agua desde el rociador se asemeja a como se siente la caída de agua de la lluvia.

La solución de grifería empotrada permite que el rociador se coloque en la distancia que se quiera, lo que hace que se pueda aprovechar de mejor manera el espacio y así la persona pueda mover mejor los brazos mientras se da una ducha.

Las duchas termostáticas cada vez más presentes

Siguiendo con la línea de acabados y diseños cada vez más atractivos, cuando se habla de la reforma del baño, uno de los elementos a considerar es la ducha termostática, la cual consiste en una estructura única con dos mandos integrados, uno para controlar la cantidad de agua y el otro para regular la temperatura.

Se está utilizando mucho en la actualidad, la ducha termostatica negra, mayormente en acabado mate, ya que esta tonalidad está muy de moda en baños minimalistas y con diseños funcionales. Entre las ventajas de este tipo de grifería están el ahorro de agua, doble tope de seguridad para evitar selecciones involuntarias, tienen aislantes térmicos, mandos antiquemaduras, son de fácil mantenimiento y ofrecen mayor confort.

La funcionalidad también llegó a la cocina

Como se ha mencionado anteriormente, la cocina es uno de los espacios más importantes de la casa, por lo que también su grifería ha ido evolucionando en estética y funcionalidad.

Hoy se cuenta con modelos muy versátiles, y a la vez elegantes, como el grifo de cocina monomando giratorio, el cual ofrece muchas ventajas, ya que permite regular fácil y rápidamente, el caudal y la temperatura. Al usarse con una sola mano son mucho más cómodos, además, tienen precios asequibles y son ideales para las cocinas modernas.

Para elegir un grifo de cocina habrá que tener en cuenta las necesidades que se tengan y el diseño que se pretenda para el espacio. Además del grifo monomando, también está el mezclador o bimando, el cual es el tradicional que resulta menos práctico. 

Para ambos casos hay que definir la instalación mural, la fijación de uno o dos orificios, la forma y altura del caño, el estilo, que puede ser retro, moderno o de diseño, y otras opciones como la calidad de materiales y acabados, calidad del servicio técnico, duración de la garantía y su uso seguro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *