La relevancia del asma

¿De qué manera se trata el asma?

En la actualidad, no hay cura para el asma, mas sí un tratamiento que ayuda a supervisar los síntomas, como los antinflamatorios, los broncodilatadores, o los antihistamínicos y vacunas contra la alergia.

Los medicamentos antinflamatorios asisten a reducir la producción de mucosidad, como la inflamación de las vías respiratorias. Pueden recetarse para ser empleados diariamente para prevenir o supervisar los síntomas en los casos graves.

Los broncodilatadores asisten a relajar los músculos de las vías respiratorias, dejando que el aire se mueva de manera libre por el sistema respiratorio. Asimismo puede facilitar la movilización de mucosidad fuera de las vías respiratorias, en dependencia del inhalador o nebulizador empleado.

Si los síntomas se provocan o exacerban a consecuencia de las alergias, el médico puede decidir recetarte antihistamínicos, o, en dependencia del caso, aconsejarte una vacuna para la alergia para reducir la reacción inmunitaria a ciertos alérgenos.

La pretensión del tratamiento es lograr el control de los síntomas asmáticos independientemente de la gravedad de la enfermedad. De forma que se puede clasificar el asma en función de si se ha logrado supervisar los síntomas, o no. Podemos distinguir entre asma bien controlada, con menos de tres días de síntomas semanales, asma mal controlada, con síntomas más de dos días por semana, y asma muy mal controlada, con síntomas diarios.

Cabe nombrar que, si bien todo el planeta está familiarizado con el “famoso Ventolín” (principio activo: Salbutamol), se trata de un broncodilatador de rescate, por lo que la meta es tener que emplearlo lo menos posible, o sea, reducir el número de crisis asmáticas que hagan que lo precisemos..

Prevención y pronóstico

No hay una forma probada eficiente para prevenir el desarrollo del asma, mas sí de las crisis asmáticas. Además de esto, la OMS mantiene que la reducción de infecciones respiratorias y de exposición a distintos desencadenantes pueden asistir. Se puede destacar que, si bien el asma no tiene tratamiento, a veces el asma infantil desaparece con los años, y solo 1 de cada cuatro pequeños asmáticos sufren asma en la adultez.

Pese a que hay un numero significativo de muertes por asma anuales, la mayoría de ellas pueden prevenirse con un tratamiento conveniente. Por este motivo, se puede decir que el pronóstico de una persona con asma con buena adherencia terapéutica es bueno. Las personas con asma bien controlada pueden llevar una vida normal y plena, e inclusive efectuar deporte sin grandes dificultades.

Referencias:

Asma. (dos mil veintiuno). Organización Mundial de la Salud: OMS. https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/asthma

GlóbuloAzul (dos mil veintiuno). Asma: síntomas, diagnóstico y opciones de tratamiento [Vídeo]. YouTube. https://www.youtube.com/watch?v=vIT2IX5FjWo

Jones-Dillon, S.A. (dos mil veinte). setenta y ocho. Asthma. In Wolfson, Allan B. (Ed.). Harwood-Nuss’ Clinical Practice of Emergency Medicine (7th ed.). Wolters Kluwer Health. ISBN-13: 9781975111601

Ortega, V. E., & Genese, F. (dos mil diecinueve). Asma. Manuales MSD. https://www.msdmanuals.com/es/hogar/trastornos-del-pulm por ciento C3 por ciento B3n-y-las-v por ciento C3 por ciento ADas-respiratorias/asma/asma?query=asma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.