La mitad de los españoles la padece más

Antes que llegase el confinamiento y la distancia interpersonal, hasta un sesenta y cuatro por ciento de los encuestados por NIVEA en una investigación internacional reconocían no gozar de tanto contacto físico con otras personas como les agradaría y, en verdad, uno de cada 5 no había sentido el contacto con otros a lo largo del día precedente a ser preguntado, por razones como el exceso de trabajo, un modo de vida agobiante o bien el abuso de la comunicación mediada por tecnología, entre otras muchas. Estos datos son conclusiones de las más de doce.000 encuestas efectuadas por NIVEA en doce países (Australia, Brasil, China, Francia, Alemania, India, Italia, Suráfrica, Suiza, Tailandia, R. Unido y E.U.) entre octubre de dos mil dieciocho y marzo de dos mil diecinueve, para examinar la “Situación del contacto físico entre las personas”.

En tanto que la soledad es una de las razones que explica la carencia de contacto físico con otras personas, la investigación internacional de NIVEA examinó, a través de la aplicación de análisis factoriales y de regresión, más de doscientos factores que potencialmente podrían contribuir a esta situación y, en consecuencia, a sus consecuencias en la salud sensible y física de las personas.

Llegó la COVID-diecinueve y las medidas de prevención como las mascarillas o bien el llamado distanciamiento social, y NIVEA ha reeditado el estudio y ha incluido encuestas en España (en el mes de enero de dos mil veintiuno y a una muestra representativa de prácticamente quinientos personas). De ellas se desprende que más del ochenta por ciento de los españoles ha reducido su contacto físico con otras personas a consecuencia de la pandemia y que prácticamente la mitad (el cuarenta y ocho por ciento ) declara sentir soledad, en frente de un cuarenta y seis por ciento de los entrevistados en el mundo entero. De entre aquéllos que, en España, apuntan sentir soledad con cierta frecuencia a lo largo de esta situación inusual, el ochenta y ocho por ciento asevera que desearía percibir más abrazos. Además de esto, el sesenta y cinco por ciento de quienes viven solos y de las familias monoparentales no tienen contacto físico con otras personas de forma rutinaria.

Este segundo estudio manifiesta que los encuestados de todos y cada uno de los países han admitido las barreras al acercamiento físico que impone la actual situación y dejan desatendidas sus necesidades de contacto humano. Sin embargo, 3 de cada 4 españoles (un setenta y siete por ciento ) declaran su deSeo de compensar la falta actual de contacto físico una vez se resuelva la crisis sanitaria (se trata del porcentaje más alto de todos y cada uno de los países estudiados, así como otros de gran sociabilidad como Brasil y también Italia).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *