La inteligencia artificial, gran aliada para la predicción de la jaqueca crónica

La startup, natural de la Universidad Complutense de la capital española (UCM) con la cooperación del Centro de salud Universitario de la Princesa, ha unido a un equipo heterogéneo de estudiosos clínicos, neurólogos y también ingenieros para desarrollar un dispositivo que en la actualidad se halla en fase de fabricación. Los resultados que logra son posibles merced a la monitorización ambulatoria de variables físicas y hemodinámicas de los pacientes. A través de estas es posible recoger las desregulaciones producidas en el sistema inquieto de forma anterior al dolor que acompaña a la jaqueca.

El sistema tiene un formato wearable de pulsera, un dispositivo tecnológico con microprocesadores que puede portar el usuario merced a su tamaño y diseño. La monitorización continua de la temperatura anatómico, el ritmo cardiaco o bien el ritmo del sueño, entre otras muchas variables, deja reconocer anomalías en tiempo real y también informar de una próxima jaqueca. “Son variables que podemos recoger de forma no invasiva, sin interferir en la vida del afectado”, asevera José Luis Ayala, consejero encargado del proyecto y maestro de la Universidad Politécnica de la villa de Madrid (UPM).

Información adaptada

La información que llega al usuario es personalizada: se valoran diferentes elementos que puedan afectar al dolor en dependencia del paciente. La probabilidad de que aparezca el dolor se muestra como las luces de un semáforo por medio de una aplicación. Una vez ha sido advertido, el usuario puede decidir anticipadamente que va a hacer. Parar de conducir, proseguir las indicaciones del neurólogo o bien quedarse en un ambiente sosegado son ciertas pautas que puede tomar.

Así, los pacientes pueden proseguir la recomendación básica: “Tomar una determinada medicación cuando aparezca cualquier síntoma”. Una circunstancia bastante difícil de prever, conforme Ayala: “Es muy complicado que el paciente advierta si tiene un síntoma de migraña; entonces espera y cuando se toma la medicación es ya tarde, ya ha empezado el pico de la jaqueca“. En este sentido, BrainGuard ofrece una esencial ventaja de gran utilidad: puede señalar al paciente con suficiente antelación la llegada de una jaqueca para dejarle tomar el fármaco con la antelación precisa a fin de que pueda asimilarlo y haga efecto.

Por: Mario Ruiz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *