La historia de ‘Tetris’, el enorme rompecabezas soviético

Inconvenientes con la propiedad

Cuando creó Tetris, Alexey Pajitnov se lo contó a la Academia de Ciencias de la ciudad de Moscú, para la que trabajaba, y esta se puso en contacto con la Elektronorgtechnica (ELORG). Este organismo estatal fundado en mil novecientos setenta y uno se ocupaba de supervisar la exportación y también importación de softwares y hardwares en la Unión Soviética y, conforme la ley, Tetris pertenecía al estado soviético. Pajitnov había vendido unos derechos que teóricamente no tenía y esta situación desencadenó un esencial enfrentamiento entre el estado soviético y las diferentes compañías que estaban implicadas en el que terminaría por meter mano el mismísimo Mijail Gorbachov.

Andromeda Software logró asegurarse la venta de Tetris para ordenadores IBM en el mundo entero, mas los líos de propiedad no sirvieron de mucho para eludir que otros (prácticamente todos salvo el propio Pajitnov) sacaran beneficio. Mirror Soft prosiguió comercializando lo que, teóricamente, era una versión pirata del juego y alcanzó un acuerdo con Atari. La compañía por su parte cedió los derechos a Henk Rogers para sacar provecho del mercado nipón y sería con él con quien Nintendo contactaría cuando deseó Tetris en su Game Boy. Tras considerablemente más discusiones, la historia acabó con una cesión de derechos (esta vez legal) para Henk Rogers y un genuino bombazo al llegar a la consola de Nintendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *