La Gran Muralla China, la construcción más pasmosa de la Humanidad

Las fortificaciones protectoras construidas por el rey Zheng de Qin y sus sucesores resultan apabullantes, si bien no se vean desde el espacio (es un mito, como tantos otros que recorren la red).

Del mismo modo, los más de veintiuno quilómetros (con unos seis-siete metros de alto y cuatro-cinco metros de ancho) que cubren esta pared de más de dos mil trescientos años de antigüedad representan la construcción más ambiciosa del planeta durante su historia.

¿La mejor temporada para ir? Puesto que depende del frío que podamos aguantar. Las vistas son espectaculares en invierno, mas si somos más de tiempo caluroso, la primavera y el otoño serían las estaciones perfectas para caminar por sus tramos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.