La distancia física podría no ser suficiente para eludir el contagio por sprays

Son las conclusiones de una investigación que se publica en la gaceta Sustainable Cities and Society que explora el transporte aéreo de partículas cargadas de virus liberadas por personas inficionadas dentro de edificios. «Estudiamos los efectos de la ventilación de las construcciones y el distanciamiento físico como estrategias de control para la exposición en interiores a los virus trasmitidos por el aire» explica Gen Pei, primer autor y estudiante de doctorado en ingeniería arquitectónica en la Universidad Estatal de Pensilvania (E.U.).

Los estudiosos examinaron 3 factores: la cantidad y la tasa de aire ventilado por medio de un espacio, el patrón de flujo de aire interior asociado con diferentes estrategias de ventilación y el modo perfecto de emisión de spray de respirar frente a charlar. Asimismo equipararon el transporte de gas trazador, por norma general empleado para probar fugas en sistemas herméticos, y sprays respiratorios humanos que cambian en tamaño de uno a diez micrómetros. Los sprays en este rango pueden transportar SARS-CoV-dos.

La mascarilla es precisa

«Los resultados de nuestro estudio revelan que las partículas cargadas de virus que libera una persona inficionada sin mascarilla pueden viajar velozmente a la zona de respiración de otra persona en un minuto, aun con una distancia de 2 metros», explica Donghyun Rim, otro de los autores. “Esta tendencia se manifiesta en habitaciones sin suficiente ventilación. Los resultados sugieren que la distancia física por sí misma no basta para prevenir la exposición humana a los sprays espirados y debe incorporarse con otras estrategias de control como mascarilla y ventilación adecuada”.

Los estudiosos hallaron que los sprays viajaban más lejos y más velozmente en habitaciones con ventilación por desplazamiento, donde el aire limpio fluye de forma continua desde el suelo y empuja el aire viejo a un conducto de ventilación cerca del techo. Este es el género de sistema de ventilación que se instala en la mayor parte de las casas residenciales y puede resultar en una concentración de sprays virales en la zona de respiración humana 7 veces mayor que los sistemas de ventilación de modo mixto. Muchos edificios comerciales usan sistemas de modo mixto, que incorpora aire exterior para diluir el aire interior y dan como resultado una mejor integración del aire y concentraciones de sprays medias, conforme señalan los estudiosos.

“Este es uno de los resultados sorprendentes: la probabilidad de infección trasmitida por el aire podría ser considerablemente mayor en ambientes residenciales que en ambientes de oficina”, afirmó Rim. «No obstante, en ambientes residenciales, el funcionamiento de ventiladores mecánicos y filtros de aire independientes puede asistir a reducir la probabilidad de infección».

Conforme Rim, acrecentar las tasas de ventilación y mezcla de aire puede reducir ciertamente la distancia de transmisión y la acumulación potencial de sprays espirados, mas la ventilación y la distancia son solo 2 opciones en un arsenal de técnicas de protección.

“Las estrategias de control de infecciones trasmitidas por el aire, como el distanciamiento físico, la ventilación y el empleo de mascarillas, deben considerarse juntas para un control por capas”, afirmó Rim.

En nuestros días, el equipo de estudiosos está aplicando esta técnica de análisis a otro género de ambientes cerrados, como las salas y los sistemas de transporte público.

Texto: Universidad Estatal de Pensilvania

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *