Jugar juegos de pequeño puede hacerte más inteligente

¿Qué ocurrió?

Los participantes de los dos conjuntos mejoraron su desempeño en el juego, mas supuestamente no hubo un efecto de mejora a resultas de la estimulación imantada transcraneal. Nada resaltable. Los participantes se desenvolvieron de forma diferente en las labores de memoria de trabajo ya antes del adiestramiento del juego, mas mostraron resultados afines tras las quince horas de sesiones de juego.

Ya antes estos resultados, cambiaron su enfoque cara otra variable: la experiencia de juego pasada. Obviando factores como la edad y el sexo, descubrieron que aquellos participantes del estudio que habían crecido jugando juegos para videoconsolas por regla, eran mucho mejores en las labores de memoria de trabajo que los que no lo habían hecho. Los jugadores más veteranos parecían tener una ventaja en lo que se refiere a la resolución de acertijos y el trabajo mental, aun si ya no pasaban tiempo jugando juegos para videoconsolas, mas sí lo habían hecho ya antes. Este pasatiempo parecía haberles dado beneficios durables.

“Las personas que eran ávidas jugadores ya antes de la adolescencia, pese a que ya no jugaban, se desempeñaban mejor en las labores de la memoria de trabajo, que requieren sostener y manipular mentalmente la información para conseguir un resultado”, asevera Marc Palaus, líder del trabajo que publica la gaceta Frontiers in Human Neuroscience.

«Aquellos que jugaban de forma regular cuando eran pequeños consiguieron mejores resultados desde el comienzo en el procesamiento de objetos 3D, si bien estas diferencias se atenuaron tras el periodo de adiestramiento en juegos para videoconsolas, cuando los dos conjuntos mostraron niveles afines«, prosiguió el especialista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *