Ideas para recobrar el deSeo sexual

Charlamos de algo que está perjudicado por muchos factores. Ciertos tienen un origen más fisiológico, como los trastornos hormonales, el consumo de fármacos y los efectos de ciertas enfermedades crónicas – diabetes, insuficiencia renal–. Otras causas, en cambio, son de carácter más complejo y personal: la inapetencia puede hundir sus raíces en inconvenientes de pareja, contrariedades eróticas anteriores, la desmotivación, un bajonazo en el estado anímico o bien un periodo de contrariedades laborales o bien familiares. La carencia de deSeo es una situación en la que intervienen múltiples elementos y, lo que es más esencial, juega un papel clave en la manera en que los vive cada persona.

Dando por bueno que se puede ser realmente feliz con niveles bajos o bien nulos, asimismo resulta lícito estimar más y intentar activar ese impulso en un intento de recobrar cotas precedentes o bien, simplemente, acrecentar el presente.

Un fallo común consiste en forzarlo, mas otro es quedarse de brazos cruzados. Esa apetencia hay que cultivarla, ir a por ella. Se pueden trabajar las fantasías sexuales, fortalecer la amedrentad de la pareja y recobrar espacios y tiempos perdidos, mudar las costumbres que semeja que ya no marchan y también introducir algún cambio –en otras parejas puede pasar por dejarse de alteraciones y regresar a la rutina–. Asimismo hay que rememorar que la piel está por todo el cuerpo, que disponemos de 5 sentidos y que las relaciones íntimas se pueden empezar ya antes de estar desnudos y en cama.

La carencia de ganas no ha de ser disculpa para no quererse, desamparar el cuidado personal o bien para no sentirse deseable. Que haya inapetencia en ningún caso transforma a quien la tiene en menos hombre o bien mujer. Y de la misma forma que las relaciones eróticas comienzan estando vestidos, el deSeo asimismo se cultiva mimando el aspecto, obsequiándose un baño relajante, un paSeo agradable, una lectura o bien música, o bien con cualquier otra actividad que haga sentirse bien.

Tirar de pastilla

Entonces está el recurso a los fármacos para tratar la disfunción eréctil. Viagra (sildenafilo), Cialis (taladalafilo) y Levitra (vardenafilo)– marchan de modo similar, inhibiendo la acción de la enzima fosfodiesterasa cinco (PDE5A). Esto deja que los músculos planos de los cuerpos cavernosos del pene se relajen y faciliten la entrada de sangre en el órgano, lo que da sitio a la erección. A fin de que este proceso se desencadene son precisos 2 requisitos: el deSeo anterior y la estimulación conveniente. Por consiguiente, los medicamentos representan un recurso que permite la contestación sexual, mas no soluciona la carencia de impulso erótico.

Las llamadas viagras femeninas o bien rosas –Addyi– sí que pretendían mitigar el inconveniente actuando en el cerebro, mas su eficiencia semeja limitadísima. Si el deSeo ha desaparecido durante más de una causa, semeja poco probable que se reactive mediante un solo factor. Las substancias que ha lanzado la investigación farmacológica son bienvenidas, mas no representan una solución mágica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *