Ideas de negocio para el futuro de la agricultura y la nutrición

Quizá en los últimos tiempos nos hayamos centrado demasiado en el éxito de las redes sociales (Fb), las nuevas soluciones de transporte (Cabify, Blablacar), los nuevos formatos de contenidos (Netflix, Spotify) o bien el turismo (Airbnb), sin ver que hay unos conceptos bien interesantes si bien menos perceptibles que están revolucionando la agricultura y el campo de la nutrición generalmente. Citaré ciertos ejemplos de ideas de negocio renovadoras, llevadas a cabo por start-ups triunfantes.

Una solución para dejar de desperdiciar comida

¿Sabías que una parte muy significativa de la producción de los labradores no llega a venderse?  Los primordiales motivos son los criterios estéticos (no se venden las frutas y verduras que tienen un aspecto feo) y la sobreproducción. Afortunadamente, una start-up americana llamada Full Harvest ha creado una marketplace donde los labradores pueden vender esos excedentes a empresas de nutrición. Una idea simple mas poderosa.

¿El futuro de el alimento está en los insectos?

Los insectos son una fuente de proteína buenísima, y teóricamente no son demasiado difíciles de criar, con lo que de vez en cuando se habla de ellos como el comestible del futuro. Obviamente, por el momento hay una restricción cultural esencial, con lo que la contribución de los insectos a nuestra nutrición se va a hacer primero por unos medios indirectos. Concretamente, hoy día hay una start-up francesa llamada Innovafeed que cría larvas de insectos para hacer harinas que sirven a nutrir a los peces criados por piscicultura. El empleo de esas harinas ha sido aprobado por la UE hace dos años, y este género de soluciones tiene múltiples ventajas, entre las que resaltan la reducción de la pesca (nuestros océanos están sobreexplotados) y una menor dependencia europea (importamos la mayoría de nuestras proteínas).

Sosegados, cuando charlamos de proteína proveniente de insectos no nos referimos a eso.

Software y herramientas para la agricultura del siglo veintiuno

Muchas start-ups han apostado por aportar valor a los labradores a través de programas o bien tecnologías que les asisten a administrar mejor sus producciones. Por servirnos de un ejemplo, la start-up de España Agroptima deja a los profesionales controlar la actividad de sus granjas desde el móvil. Y, proseguimos en España con VisualNAcert, una compañía que utiliza elementos tecnológicos como drones, sensores,  imágenes por satélite, geolocalización y el big data para aportar una herramienta de seguimiento y resolución que deja a los labradores administrar sus campos con considerablemente más eficiencia.

Generar el alimento en la urbe es posible

Uno de los grandes inconvenientes de la nutrición moderna es la distancia que hay entre los sitios de producción y el sitio de consumo. En los mejores casos, las cosechas se hacen en exactamente el mismo país donde se venden, mas con frecuencia las distancias son considerablemente más grandes, con productos que pueden proceder de cualquier una parte del planeta. No hace falta explicar el impacto que tiene eso sobre el consumo energético y el cambio climático, sin contar que los productos difícilmente pueden llegar muy frescos si deben cruzar el globo. De ahí que es tan interesante la solución aportada por Infarm, una start-up alemana que genera comestibles a pequeña escala en cualquier sitio de una urbe como bares, restaurants, supermercados, guardes o bien aun en casas particulares.

Producción a pequeñísima escala

Emplear microbios para progresar la resistencia de los cultivos

Con sinceridad, ciertas de esas ideas de negocio pueden parecer un tanto alarmantes por el impacto que pueden tener en un largo plazo. Ya conocemos la manipulación genética a fin de que las plantas sean resistentes a determinadas enfermedades, y que ciertas personas critican por el peligro de descontrol si ciertas peculiaridades se pasan a plantas salvajes. El caso que citaré es afín, se trata de incluir unos microbios en las plantas a fin de que soporten mejor la sequía, entre otras muchas cosas. La start-up americana Indigo es la que lo pone en marcha. Y, no sé pues, me viene a la psique la primera una parte de Interstellar. Peligros potenciales a parte, la idea es obviamente tener plantas más robustas y con mayor desempeño, para aumentar al máximo la producción.

Sensores inteligentes

Cada vez se emplean más esta clase de sensores, que pueden valer para alertar del mal tiempo o bien de la sequía, o bien de la presencia ocasional de una plaga, etcétera En el caso que he escogido, se trata de un sensor que mide la cantidad precisa que precisa cada campo, y lo riega en consecuencia, en vez de desperdiciar el agua con un regadío extendido cada X tiempo. La start-up israelí tiene por nombre CropX, y hace ya un tiempo que comercializa sus productos.

Existen muchas más start-ups en el campo, mas me ha semejado que esos 6 ejes de innovación eran bastante representativos de la innovación en agricultura. Si conoces algún otro ejemplo, no vaciles en compartirlo en la sección de comentarios.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *