Grandes escritores de la literatura fabulosa medieval

¿Qué tiene la fantasía para conquistar corazones allí por donde pasa? La combinación de magia y realismo aplicados a unas historias y valores tan universales como los que acostumbran a tratarse (el viaje del héroe, el bien contra el mal, el amor, el compañerismo…) hacen del género fabuloso una fuente inacabable de emociones. Así sea mediante las páginas de los libros o bien los cómics, las imágenes de películas y series o bien la experiencia inmersiva que ofrecen los juegos de mesa y los juegos para videoconsolas, no hay que insistir mucho a fin de que más de uno admita embarcarse en un viaje con partida y regreso.

Este género de narrativas ha ido definiendo su estilo y principales elementos con el tiempo y mediante ensayo-reiteración hasta tener unas estructuras y personajes que siempre y en todo momento resultan, como poco, familiares. Desde los relatos míticos del planeta viejo como la Aventura hasta las leyendas de todas y cada una de las civilizaciones (ciclo artúrico, los Edda…), los relatos fabulosos han preservado su fondo mas han alterado su forma, adoptando diferentes tonos y creando mundos complejos para cada personaje protagonista y cada trama. Esto causa que exista una enorme pluralidad de autores a los que merece la pena leer, y para facilitar esta labor hemos elegido a 3 de los escritores más relevantes del siglo veinte, para aproximar sus relatos y su vida.

JRR Tolkien, profesor de la Tierra Media

John Ronald Reuel Tolkien creó uno de los mundos más completos que existen en la literatura fabulosa, desde su mismísimo origen hasta las genealogías de las grandes familias y de todas y cada una de las razas. Natural de Bloemfontein mas habiendo pasado la práctica totalidad de su vida en Inglaterra, sus conocimientos en lenguas viejas y leyendas medievales (como sus experiencias personales) le dejaron dar forma a la Tierra Media y a las épicas historias que se relatan en El Señor de los Anillos o bien El hobbit. Tolkien dejó tantas notas y textos sobre el cosmos al que dio forma que, tras fallecer, su hijo Christopher Tolkien los fue publicando como libros independientes.

A Tolkien le debemos la concepción moderna de la raza de los elfos, los hobitts o bien los orcos, como el haber definido la visión que se tiene de la literatura fabulosa desde la primera mitad del siglo veinte hasta la actualidad.

Terry Pratchett, sabio del Mundodisco

Terry Pratchett es, seguramente, uno de los primeros nombres en los que uno piensa al charlar de escritores fabulosos. Distanciado del tono tradicional y la epicidad de Tolkien, Pratchett optó por diseñar su planeta en torno a la idea de la sátira: una visión absurda y retorcida en la que tanto el planeta como sus personajes e inclusive sus valores son una parodia de ellos mismos. Escritor precoz (publicó su primera historia con solo trece años, el auténtico encanto de sus textos está en que ese elemento humorístico y también hipercolorido oculta un trasfondo crítico y complejo que uno solo llega a entender cuando decide abrir su psique y embarcarse en la lectura sin aguardar nada específico, sino más bien dispuesto para lo que le depare el creador.

En mil novecientos ochenta y tres, la publicación de El tono de la magia abriría la serie de Mundodisco donde conoceríamos los diferentes conjuntos sociales y preocupaciones de sus habitantes en cuarenta y uno novelas que comparten como escenario un planeta plano y circular que se asienta en 4 elefantes ubicados sobre el caparazón de una tortuga gigante. ¿Alocado? Puede. ¿Refulgente? Seguro que sí, es Terry Pratchett.

Úrsula K. Le Guin, exploradora de Terramar

Quizá Úrsula K. Le Guin sea la autora más polifacética de los que acá tratamos, o bien por lo menos la que es famosa por más cosas aparte de por su saga fantástica: ciencia ficción, cuentos infantiles y juveniles, series ensayísticas, poesía o bien libros de fotografía y manuales de escritores. Si nos centramos en su aportación en literatura fabulosa, tema central que nos ocupa, el Ciclo de Terramar es la saga que la transformó en una de las grandes maestras del género. Empleando técnicas y elementos tradicionales del género, Le Guin dio una vuelta de tuerca a la narrativa fabulosa medieval aportando detalles que resultaban novedosos para la temporada, como rompiendo la etnicidad caucásica del personaje protagonista, o bien proponiendo enfrentamientos basados en choques culturales cuya solución está más cercana al diálogo y la entendimiento que en el empleo de la espada y la violencia.

Feminista y ecologista comprometida, las novelas de Úrsula Le Guin resultan tan preciosas y atrayentes como potente y claro es su mensaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *