Falsos mitos sobre el sueño

El sueño es una de las actividades más esenciales para el humano, pese a los cotilleos populares que procuran que tengamos una idea equivocada de su trascendencia. Reposar es esencial a fin de que podamos desarrollar adecuadamente nuestras funciones físicas y sicológicas.

A simple vista, no semeja totalmente inteligente que nos pasemos una tercera parte de nuestra vida durmiendo, mas la verdad es que sin esa mínima cantidad, literalmente, no podríamos vivir.

En verdad, la Universidad de la ciudad de Chicago efectuó en su día una investigación sobre los efectos de no dormir en mamíferos, específicamente sobre la privación total del sueño en diez ratas. Los resultados fueron asoladores, puesto que todos y cada uno de los sujetos murieron o bien fueron sacrificados por acercarse a una muerte inminente entre los once y treinta y dos días que duró la prueba. Por causas evidentes, no se ha hecho este experimento con humanos.

Sin embargo,  otros estudios menos beligerantes han probado que no podríamos vivir sin dormir más de once o bien quince días más o menos. Desde el tercer día sin dormir, los humanos comenzamos a sufrir alucinaciones y pequeños capítulos de insensatez temporal. Si los inconvenientes para dormir se vuelven crónicos, tendríamos un cuarenta por ciento más de probabilidades de padecer alguna enfermedad siquiátrica con un reposo conveniente y regular.

En España, la calidad del sueño es algo precaria, puesto que conforme los informes, dormimos poco y tenemos por costumbre trasnochar. Una de las razones primordiales de este hecho, y que por lo tanto se ha transformado en un tema de discute, es que nuestro huso horario no es el que se corresponde. Este se configuró a lo largo de la dictadura de Franco para acompasarse con el de Alemania. No obstante, una diferencia substancial, por poner un ejemplo, es que, para levantarnos a exactamente la misma hora (sobre las 7:00), allá la hora frecuente para acostarse son las diez de la noche, al tiempo que en España lo normal es desde las doce. Conforme se apunta, lo aconsejable sería proseguir exactamente el mismo horario que R. Unido o bien Portugal.

El Centro de Investigación del Sueño (CIS) de la compañía Flex efectuó en dos mil dieciseis un análisis pormenorizado sobre este inconveniente. Los resultados, logrados desde una muestra de más de dos mil voluntarios, determinaron que existen siete comunidades autónomas que duermen bajo la media, siendo el País Vasco, Ceuta y Melilla las que mayor déficit presentan. A nivel europeo, se probó que los españoles dormimos unos cuarenta minutos diarios menos.

Los especialistas aconsejan dormir entre siete y nueve horas cada día, mas esta es una meta que muy realmente pocas personas pueden lograr. Los diferentes factores implicados, como el huso horario y nuestro furioso ritmo de vida, dejan una huella esencial en nuestra salud.

La cultura popular se ha encargado de interpretar equivocadamente las peculiaridades del sueño y sus beneficios. De este modo, hemos interiorizado comportamientos y hábitos nada convenientes para nuestro reposo. En esta galería, te enseñamos varios mitos sobre el sueño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *