Fallos que debes eludir si deseas una reforma de manera exitosa

Siempre y en toda circunstancia se ha dicho que de los fallos se aprende, y en las reformas acostumbra a suceder que cometemos muchos, puesto que no es una cosa que acostumbramos a hacer muy de forma frecuente.

Mas, si ya llevas alguna reforma a tus espaldas, seguro que en más de una ocasión habrás cometido algún fallo que no repetiste en la próxima reforma.

Los fallos que se acostumbran a cometer son los más frecuentes cuando jamás se ha hecho ninguna reforma. Y como sabemos cuáles son, te los contamos ahora a fin de que no los cometas y tengas una reforma como se merece.

¿Qué hacer para no cometer ningún fallo en la reforma?

1. Solicita ayuda a un profesional

Todos sabemos que una reforma requiere gran dedicación, tiempo y dinero. Muchas son las resoluciones que se deben tomar y puede ser apabullante.

En ocasiones pensamos que podemos hacerlo solos. Mas, lo más conveniente es que contemos con el apoyo de un profesional que conozca el ámbito en profundidad y nos asesore y asista en todos y cada paso que demos en el proceso.

Busca a una compañía profesional por tu zona. Por poner un ejemplo si eres de Valencia, busca un arquitecto técnico o bien interiorista de diseño de interiores en Valencia. Te notificará de los últimos materiales del mercado, la distribución espacial inmejorable, ideas que quizás ignores, etc, aparte de ahorrar dinero y tiempo, si bien creas que es un gasto superfluo.

dos. Busca presupuestos

Cuando deseamos reformar nuestra casa la primera cosa que debemos hacer es poner un encuentre en lo que se gastará en ella. Bastante gente empieza a lo orate y sobre sus posibilidades y conforme van comprando y  gastando su dinero se marchan dando cuenta que no pueden continuar el ritmo.

De ahí que, es esencial ser realista y saber cuánto es lo máximo que se puede gastar en la reforma de la casa y seleccionar los materiales acordes al presupuesto que se tenga.

tres. Dispón de un proyecto detallado

Este punto es otro fallo muy habitual, no contar con de un proyecto detallado ya antes de iniciar con la reforma. Si no dispones de unos planos detallados de de qué manera va a ser tu casa tras la reforma te puedes localizar con muchos inconvenientes a lo largo de la obra.

Tener un proyecto detallado te va a ayudar a no tomar resoluciones precipitadas sobre la marcha. En una reforma en la que se marcha a invertir mucho dinero, lo mejor es adelantarse y tener todo controlado.

cuatro.  Infórmate de los permisos que precisas

Ya antes de iniciar con una reforma debemos ser conocedores de todos y cada uno de los permisos que precisamos para poder iniciar con la obra. Infórmate bien y con un profesional de los requerimientos que precisas para efectuar tu reforma.

Ten presente que el proceso burocrático que debas pasar, es una de las partes más largas y costosas de las reformas, mas que es precisa a fin de que no te derruyan la casa una vez rehabilitada.

cinco. Escoge ideas que encajen en casa

Cuando estamos planificando una reforma siempre y en toda circunstancia acostumbramos a guiarnos por una inspiración que seguramente hayamos visto en algún sitio. Así sea en gacetas, weblogs, la casa de un amigo o bien en redes sociales.

En ocasiones ocurre que vemos una cocina, un dormitorio o bien un salón que nos enamora y lo queremos igual en nuestra casa. Mas esto desgraciadamente no siempre y en todo momento es posible, en tanto que todas y cada una de las casas no son igualmente grandes y tampoco están distribuidas de igual forma. De ahí que, debemos oír la opinión de un profesional para de esta manera no cometer ningún fallo que pueda molestarnos en un futuro.

seis.  Ten ahorros para los imprevisibles

Este punto tal vez sea de los más esenciales, puesto que uno de los fallos más frecuentes es iniciar una reforma con el presupuesto justo. Siempre y en toda circunstancia pueden surgir ciertos imprevisibles como tener que derribar tabiques o bien mudar instalaciones.

De ahí que, es esencial tener un dinero extra ahorrado para este género de inconvenientes. De esta forma, si brotan siempre y en todo momento vas a tener un jergón que te respalde.

siete.  No ahorres en los acabados

No se reforma la casa todos y cada uno de los días, es más, tal vez solo lo hagas una vez en la vida. Por eso, es esencial pensar cada resolución que se vaya a tomar. Del mismo modo que ocurre con la ropa, asimismo ocurre con la casa. Hay tendencias que vienen y van, y lo que quizás sea el bum este verano, el verano que viene deja de serlo.

Con lo que es esencial invertir en acabados atemporales de calidad en aquellos elementos que vayan a padecer más desgaste en el día tras día como, la encimera de la cocina, los suelos o bien los aparatos sanitarios y nos resulten funcionales y neutros. Mas, sobretodo, que nos prosigan agradando en un futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *