‘Expediente X’: un éxito paranormal

Hasta doscientos diecisiete capítulos repartidos durante once temporadas… de las que las 2 últimas se rodaron 14 y dieciséis años tras la novena. 2 largos estrenados en la enorme pantalla que, en contraste a lo ocurrido con otras series, no se derivaban del razonamiento televisivo, sino formaban parte de él, lo que fuerza ba a los entusiastas a verlos para comprender en su totalidad las tramas de la época siguiente; fanes que, lejos de poner alguna objeción, estuvieron encantados de pasar por taquilla. Una cuarta parte de siglo con exactamente los mismos protagonistas y exactamente el mismo cerebro autor tras la serie. Y uno de los títulos más buscados en las plataformas de streaming. El fenómeno Expediente X ha sido, y aún es, algo tan increíble en el planeta de la TV como los propios fenómenos paranormales que forman una buena parte de su trama.

El planteamiento de la serie, cuyo primer episodio conduzco se estrenó el diez de septiembre de mil novecientos noventa y tres, es sencillo: el agente del FBI Fox Mulder, cuya hermana fue presuntamente abducida por los extraterrestres años atrás, trabaja en el Departamento de Expedientes X, en el que se estudian los casos con componentes paranormales o bien incomprensibles. Su entusiasmo hace que sus superiores, para supervisarlo, le impongan como compañera a la agente Dana Scully, doctora forense y incrédula radical, que solo se fía de la evidencia a nivel científico. Mas estas diferencias de carácter se complementan perfectamente cuando empiezan a investigar todo género de acontencimientos extraños, y más todavía cuando descubren una conspiración del Gobierno para ocultar todo lo relacionado con el fenómeno extraterrestre y la llegada de ovnis a la Tierra.

Los expedientes son un fest ín para los amantes de lo paranormal; no sus capítulos están relacionados con lo escondo, mas sí la mayor parte de ellos, y es bastante difícil localizar un fenómeno que no haya sido investigado en algún momento: extraterrestres y abducciones primeramente, desde entonces, mas asimismo telepatía, telequinesis , criaturas monstruosas, mutantes o bien ensayos genéticos. Por no faltar, no falta ni la conocida conspiración gubernativo para esconder la existencia de los alienígenas, que poquito a poco se marcha transformando en el tema primordial de Expediente X.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *