Estudiar retrasa el envejecimiento del cerebro

Todos deseamos vivir una vida larga, saludable y feliz. Aunque desarrollar más músculo o bien perder peso puede asistirnos en esta meta, no podemos olvidar nuestra psique. Un nuevo estudio desarrollado por científicos de la Universidad de Zurich y publicado en la gaceta Neuroimage ofrece patentiza neurológica contundente que sugiere que estudiar, contar con una buena educación, influye en buena medida en nuestra cognición y en de qué forma avejenta el cerebro décadas después.

Contar con una buena capacitación académica no solamente nos ayuda a forjar nuestra personalidad y marcar el camino cara una prometedora carrera y futuro sino asimismo es esencial a fin de que nuestro cerebro compense las restricciones cognitivas y neuronales relacionadas con la edad.

Un efecto positivo de la educación en el cerebro conforme avejentamos

Los estudiosos efectuaron un seguimiento a más de doscientos personas mayores a lo largo de más de 7 años. Los participantes del estudio no estaban perjudicados por demencia, tenían una inteligencia media o bien superior a la media y llevaban una vida social muy activa. Fueron examinados neuroanatómicamente y neuropsicológicamente usando imágenes de resonancia imantada a intervalos regulares. Esos escáneres cerebrales dejaron a los autores del estudio examinar tanto las lagunas como las hiperintensidades de la materia blanca en las imágenes digitales. Basándose en análisis estadísticos complejos, los estudiosos pudieron probar que la educación académica y el aprendizaje, por lo general, tenían un efecto positivo sobre la degeneración cerebral relacionada con la edad.

La enfermedad cerebral de vasos pequeños (CSVD) hace referencia a las anomalías en las arteriolas, pilíferos y vénulas cerebrales perforantes que han sido asociadas al deterioro cognitivo relacionado con la edad.

Los descubrimientos descubrieron que en el trascurso de 7 años, las personas mayores con antecedentes académicos mostraron un incremento significativamente menor en estos signos propios de degeneración cerebral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.