Esto es lo más similar que existe a un ‘alimento milagro’

Fibra y vitaminas

La fibra acostumbra a ser uno de los nutrientes más empleados en publicidad para promover el consumo de productos procesados. El “rico en fibra” se ha transformado en un reclamo frecuente en cereales de desayuno y galletas, singularmente los dirigidos a mujeres.

Mas la verdad es que no es preciso asistir a productos procesados para lograr un buen aporte diario de fibra. Continuar las recomendaciones de cuando menos 3 piezas de fruta y 2 raciones de verdura aporta más de la mitad de los 25g de fibra que debemos tomar los adultos.

Por otra parte, cada invierno es frecuente recurrir al consumo de suplementos alimentarios para “mejorar las defensas”. Los componentes que ejercitan esa función son vitaminas o bien minerales añadidos, que “contribuyen al funcionamiento normal del sistema inmunitario”, conforme dictamen de la UE.

Las frutas y las verduras asimismo poseen nutrientes con esa función. Es el caso de la vitamina C, presente en la mayor parte de ellas. Y asimismo del ácido fólico, que está en muchas verduras, en especial en las de hoja verde (espinacas, alcachofas, brócoli…).

El razonamiento de que los suplementos llevan mayores cantidades de estos nutrientes es muy controvertible. Es un fallo meditar que, a mayor cantidad de vitaminas, más efecto ventajoso. En verdad, abusar de los suplementos puede provocar efectos secundarios desfavorables.

Consumir la cantidad conveniente de fruta y verdura aporta la dosis diaria recomendada de vitamina C, prácticamente toda la de potasio y la de ácido fólico. Aparte de más de la mitad de B6 y una proporción interesante de vitaminas B1, B2, B3 y B5.

Estas vitaminas y el potasio están implicados en otros muchos procesos fisiológicos. Entre ellos, el funcionamiento adecuado del sistema inquieto, del corazón y de los glóbulos colorados, aparte del mantenimiento de la piel y la visión. Aun asisten a reducir el cansancio y la fatiga.

No comer frutas y verduras puede ser fatal

Pese a lo comentado hasta el instante, no debemos caer en la tentación de atribuir a frutas y verduras propiedades espectaculares en beneficio de nuestra salud. Ningún comestible las tiene.

Lo que sí prueban los estudios científicos es una incontrovertible relación entre frutas, verduras y salud. Conforme la OMS, “se calcula que en dos mil diecisiete unos treinta y nueve millones de muertes se debieron a un consumo inapropiado de frutas y verduras”. Las enfermedades cardiovasculares fueron las intermediarias de dos millones de esas muertes por bajo consumo de frutas y más de catorce millones en el caso de las verduras.

También, contamos con pruebas de que el incremento de la ingesta de frutas y verduras reduce el peligro de mortalidad por cualquier causa, reduce el peligro de sobrepeso/obesidad y la ganancia de peso. Además de esto, consumir fruta reduce la probabilidad de padecer hipertensión.

Existen patentizas esenciales de que las verduras y las frutas asisten a resguardar en frente de múltiples géneros de cáncer que afectan el tracto respiratorio y la parte superior del aparato digestible. Si bien las patentizas son limitadas, asimismo podrían resguardar en frente de otros géneros de tumores. Por contra, ingestas bajas podrían ser un factor de peligro para padecer cáncer colorrectal.

Trucos para promover su consumo

Contrario a ciertos bulos que circulan, podemos comer frutas y verduras en cualquier instante del día. En verdad, una gran idea es tenerlas siempre y en toda circunstancia a la vista a fin de que, en un arranque de hambre, podamos tomarlas sin buscar mucho.

Es frecuente tomar la fruta de postre, mas asimismo puede ser buen snack para el almuerzo y la merienda. Si un día vamos flojos de fruta, aun podemos iniciar el alimento o bien la cena con ella.

Esta estrategia asimismo puede ser interesante con las verduras, y marcha singularmente bien con pequeños a los que les cuesta tomar este comestible. Eso sí, lo que siempre y en todo momento marcha mejor para ellos es ver que papá y mamá las toman y gozan con esto.

Hacer atractivas las frutas y las verduras ya no es un misterio con la ayuda de Internet, donde podemos hallar mil y un diseños atrayentes de platos, ensaladas y recetas. Eso sí, siempre y en toda circunstancia mejor que sean de temporada.

Como sugerencia, planteamos preparar un plato primordial de verdura al día, así sea fresca o bien cocinada, y ensalada en las 2 comidas primordiales. Para el cocinado, es preferible que sea al vapor o bien salteadas. Si las hervimos, mejor con poca agua y empleamos el caldo para alguna otra receta.

Es incontrovertible que acrecentar el consumo de frutas y verduras frescas supone una ventaja para nuestra salud. Transformarla en una prioridad personal es la mejor manera para lograr estos beneficios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *