Esta nariz electrónica advierte en qué momento hay rechazo a un trasplante de pulmón

“Alrededor del cincuenta por ciento de los pacientes con trasplante de pulmón son diagnosticados con disfunción crónica del aloinjerto (CLAD) o bien rechazo crónico en los 5 años siguientes al trasplante. El rechazo crónico prosigue siendo la causa más esencial de muerte tras el trasplante de pulmón y, de momento, no hay tratamiento libre para revertirlo”, ha explicado Nynke Wijbenga, estudiante de doctorado y médica técnica en el Centro Médico de la Universidad Erasmus de Rotterdam, Países Bajos. “Una vez que se ha confirmado el rechazo crónico, los pacientes pueden subsistir en promedio entre uno y 5 años. Un trasplante podría ser un último recurso para pacientes concretos con rechazo crónico avanzado. En consecuencia, es de máxima importancia valorar si podemos pronosticar o bien diagnosticar la disfunción del trasplante de pulmón en una etapa temprana, probablemente dejando un tratamiento temprano más triunfante».

Hoy en día, el diagnóstico de CLAD puede llevar múltiples meses. Los médicos valoran la función pulmonar en todos y cada visita y la equiparan con la mejor función pulmonar máxima conseguida tras el trasplante. Si baja al ochenta por ciento o bien menos, estudian más a fondo para excluir las causas que podrían contestar al tratamiento, como una infección pulmonar que podría tratarse con antibióticos. El rechazo crónico solo puede confirmarse tras estas investigaciones y si el deterioro de la función pulmonar persiste a lo largo de 3 meses.

De esta manera marcha eNose

El eNose es un pequeño dispositivo que contiene sensores para advertir substancias químicas llamadas compuestos orgánicos volátiles (COV), que están presentes en más o menos el 1 por ciento de nuestro aliento espirado y pueden cambiar conforme los procesos metabólicos que ocurren en todo el cuerpo o bien ciertas partes como los pulmones. Cuando los pacientes espiran en el eNose, los sensores no solo advierten el patrón de COV en la respiración, sino asimismo corrigen los resultados para tomar en consideración el aire entorno que se ha aspirado. Los resultados se examinan a través de algoritmos de aprendizaje automático y la «huella del aliento» se puede usar para identificar múltiples enfermedades pulmonares.

Para validar el funcionamiento de la nariz electrónica, los estudiosos reclutaron a noventa y uno pacientes con trasplante de pulmón, tomaron una medición de eNose de cada paciente y después equipararon sus resultados con los diagnósticos frecuentes que se les habían efectuado. En el ochenta y seis por ciento de los casos, los estudiosos hallaron que eNose podía discriminar entre los sesenta y ocho pacientes que tenían trasplantes de pulmón estables y los veintitres pacientes que tenían CLAD.

“Estos resultados sugieren que eNose es una herramienta prometedora para la detección de CLAD”, ha explicado Wijbenga. “Sin embargo, se requiere más investigación antes que pueda emplearse en la clínica. Precisamos valorar si las mediciones repetidas en exactamente los mismos pacientes pueden administrar diagnósticos más precisos e inclusive pronosticar el CLAD antes que tenga sitio. Además de esto, precisamos confirmar nuestros resultados en otros conjuntos de pacientes. Sin embargo, nuestro objetivo es desarrollar esto como una técnica para un empleo extendido en toda Europa».

Texto: European Lung Foundation

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *