Esclerodermia, la enfermedad de la piel dura

La evolución de la enfermedad puede ser aproximadamente veloz dependiendo del grado de afectación, y los síntomas cambian de unas personas a otras. Prácticamente todos los pacientes muestran el llamado fenómeno de Raynaud, por el que los dedos cambian de color como contestación al frío. Ciertos presentan apenas unas manifestaciones, al paso que otros padecen diferentes síntomas de forma veloz. Incluso de esta manera, lo normal es que los primeros en hacerse apreciar sean el estrechamiento y endurecimiento de los vasos sanguíneos, fibrosis o bien endurecimiento de los tejidos y de los órganos del cuerpo (a consecuencia del incremento en la producción de colágeno), y en determinados casos asimismo conectivopatía —enfermedad que afecta al tejido conectivo del organismo—. Por otra parte, en el diagnóstico se acostumbra a localizar suero de anticuerpos —sustancias que reaccionan contra las células o bien proteínas del propio cuerpo—.

Sin tratamiento conocido

Conforme el Instituto Estadounidense de Reumatología, “no hay un medicamento que haya probado meridianamente que detiene o bien revierte el síntoma primordial del engrosamiento y endurecimiento de la piel” y que frecuentemente los fármacos que han probado ser de mucha ayuda en el tratamiento de otras enfermedades autoinmunitarias, como la artritis reumatoide y el lupus , “generalmente no marchan en personas con esclerodermia”, con lo que en este mal lo normal es que se procuren reducir los síntomas individuales y prevenir más dificultades , “con una combinación de fármacos y cuidado personal”.

En verdad, los reumatólogos insisten mucho en eludir algunos factores que se sabe con seguridad que agudizan la enfermedad, como la exposición al frío, como señala Patricia Carreira, reumatóloga del Centro de salud Universitario doce de Octubre de la villa de Madrid. A eso le agrega asimismo parar de fumar, en tanto que “el tabaco provoca una contracción de las arterias que llevan la sangre a los dedos, y por esta razón empeora mucho el fenómeno de Raynaud”, y eludir situaciones que produzcan agobio o bien ansiedad: “Se ha probado que asimismo aumenta la contracción de las arterias que llevan la sangre a los dedos”, concluye la doctora Carreira.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *