¿Es una medida conveniente dejar de emplear mascarillas al aire libre?

Ahora se plantea por la parte del Gobierno de España dejar de emplear esta protección en zonas de exterior. ¿Es una medida apropiada? ¿Es el instante conveniente?

Hay múltiples aspectos, a favor y en contra, desde la perspectiva de la pandemia y la actual situación que vivimos en España.

Razonamientos a favor

  • El buen tiempo hace que la gente pase más tiempo al aire libre, donde se ha visto que hay menor probabilidad de contagio.
  • Se ha aumentado la vacunación (sobre todo del personal más frágil), lo que hace que la presión hospitalaria en planta y UCI vaya reduciendo.
  • Está reduciendo la tasa de incidencia del virus, con lo que es más bastante difícil que se generen contagios masivos.
  • El peligro de contagio es bajísimo cuando estamos en zonas al aire libre poco frecuentadas (playas, bosques, zonas rurales).
  • El calor, en ciertas zonas, hace muy incómodo llevar mascarilla en el exterior.

Razonamientos en contra

  • No se ha llegado todavía a la inmunidad comunitaria del setenta por ciento , queda todavía mucho.
  • La población joven (dieciocho-cuarenta años), que es la que más actividades sociales efectúa, no está todavía vacunada.
  • Hay una posible distribución de nuevas variaciones (como la variación delta o bien india) con mayor tasa de transmisión. En G. Bretaña es ahora la variación mayoritaria.
  • Eliminar las mascarillas puede suponer una relajación de las medidas que acarreen otras actitudes: no respetar distancia de seguridad, abrazos, chillar, cantar, etcétera
  • Existen zonas urbanas con bastante gente que convive en un espacio pequeño (zonas comerciales, entrada-salida de transportes…).
  • Afluencia de turistas y mayor movilidad de la población.
  • Habría que proseguirse utilizándolas en zonas muy pobladas

La retirada de las mascarillas en exteriores de forma indiscriminada en toda España debe tomarse con precaución. Deberíamos ponernos la mascarilla cuando pensemos que la situación, si bien sea al aire libre, lo requiera, sobre todo en grandes ciudades con zonas muy pobladas.

Hasta el momento en que no tengamos un mayor porcentaje de personas vacunadas no podemos cantar victoria. Israel, uno de los países a los que podemos imitar, dejó suprimir mascarillas (aun en interiores), salvo a quienes no se habían vacunado, mas últimamente, tras tener nuevos brotes en ciertas zonas del país, las ha impuesto nuevamente.

Es realmente posible que las mascarillas se queden entre nosotros, especialmente cuando vayamos a centros de salud o bien centros de salud; y si estamos constipados, deberemos utilizarlas para no contagiar en el trabajo o bien en el momento en que nos movamos en transportes públicos con bastante gente. Ya no nos extrañará verlas.

Actuemos con los pies en el suelo y responsabilidad. Ya queda menos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *