¿Es saludable el temor?

El temor está cableado en nuestro cerebro, ya lo hemos visto y, por una buena razón: los neurocientíficos han identificado redes diferentes que se extienden desde las profundidades del sistema límbico hasta la corteza prefrontal y la espalda.

Cuando estas redes neuronales son estimuladas eléctrica o bien químicamente, generan temor, aun en ausencia de un estímulo que provoque miedo. ¿Entonces? Sentir temor no es ni anormal ni un signo de debilidad: la capacidad de tener temor es una parte de la función normal del cerebro. En verdad, no lo olvides, la carencia de temor puede ser un signo de daño cerebral grave. Con lo que podríamos decir que sí: tener temor es saludable. Además de esto, recuerda que la sensación de temor asimismo nos prepara para el agobio y los potenciales riesgos para nuestra supervivencia en ciertas situaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.